Ya he dicho numerosas veces en este blog que odio el verano y el calor . Encima, tampoco me gustan mucho los días soleados, ya que mis ojos ...

¡QUE VUELVAN LAS SOMBRILLAS!

Ya he dicho numerosas veces en este blog que odio el verano y el calor. Encima, tampoco me gustan mucho los días soleados, ya que mis ojos son algo sensibles a la luz muy brillante.

Problema: ¡también me molestan las gafas de sol, las gorras y los filtros solares! ¡Aaaargh!

De ahí el título de esta entrada. En serio, ¡quiero que vuelvan a ponerse de moda las sombrillas! Y no, no me digan que podría usar un paraguas. QUIERO SOMBRILLAS. De esas bien monas que se fabricaban antaño, con bordados, encaje y mango esculpido, o incluso con estampados a elección tal como se hace hoy en día con las camisetas. (Pero sí, podrían ser impermeables también, en caso de que una saliera a pasear con el cielo despejado y de pronto cayera uno de esos chaparrones veraniegos repentinos.)

Las sombrillas podrían servir además para enganchar la botellita de agua, defendernos de los asaltantes o los perros agresivos sin correa, o incluso como reproductores de música, aprovechando tienen forma de cúpula (eso ha de mejorar la acústica, ¿no?). ¡Dígame si no pinta bien la idea!

¡Y yo saldría feliz a caminar sin preocuparme por la radiación UV, el brillo del sol en mis ojitos ni los chaparrones inesperados! ¡Yuju!


G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic ***AQUÍ*** para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir trabajando para ti! (y comer, que también es importante). ¡Muchísimas gracias!

2 comentarios:

  1. Te quedaría bien andar con una sombrilla.
    Y entiendo tu odio por el verano y el calor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Ir arriba