INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

19 de diciembre de 2019

MI GATO, EL ASESINO SERIAL

Sí, sí, sé que técnicamente lo que hace mi gato Osito es canalizar sus instintos depredadores, pero... a menudo no puedo evitar pensar que en su precioso cerebro de gato se oculta un pequeño asesino serial al estilo Dexter.

Al principio no cazaba nada, la verdad. Como puse en esta entrada, más bien clavaba sus dientotes en mí cuando se cansaba de que lo acariciara. No sabía jugar. En serio. Le hice varios juguetes, pero durante las primeras semanas me veía obligada a acosarlo a fin de que moviera el culo, y a los pocos minutos él gruñía como diciendo "ya me moví suficiente, déjame en paz".

Todo cambió después de la castración. Fue como si, al quitarle las hormonas reproductivas, de pronto se le hubiera activado en la cabeza un botoncito rojo con la etiqueta JUGAR/MATAR.

Ahora es Osito quien me persigue de habitación en habitación para que juegue con él... y en sus ratos libres, ya sea en el jardín o el fondo de mi casa, se tira sobre cualquier ser viviente que capte su atención.

Y así es como la cosa se puso un tantito macabra. Y asquerosa.

Creo que, con tanto juego, entrené accidentalmente a mi Osito para cazar criaturas de todo tipo, incluyendo las que suelen ser demasiado rápidas para los gatos domésticos. En serio, ¿cómo es que un tremendo gatote como el mío se las arregla para pillar colibríes y libélulas? Ahora tengo que cuidar de que no salga a determinadas horas. Puedo soportar que cace libélulas (y se las coma, pues al parecer le resultan muy sabrosas), ¡pero los colibríes me dan lástima!

También ha traído gorriones y un picabuey, y vaya que no es agradable cuando tu gato aparece de pronto en la casa con la boca llena de pájaro (pude rescatar a algunas de sus víctimas emplumadas, afortunadamente; en todos los casos requirió una persecución alocada al estilo Benny Hill).

No me mires con esa cara de espanto, SOY UN GATO, ¿qué esperabas?

Más presas de mi gato: mariposas, langostas, culebras ciegas (es una especie de reptil sin patas que vive bajo tierra y parece una lombriz grande) y muchas, muchas cucarachas. Si tuviera un granero, mi gato estaría feliz de la vida matando roedores toooodo el día, seguro :-D

En cuanto a las cucarachas, es el único bicho que no me molesta que atrape el minino, aunque Osito tenga la mala costumbre de dejarlas medio muertas sobre mi alfombra o devorarlas frente a mí cuando estoy cenando (¡puaj!). Lo bueno es que no tengo que hacer absolutamente nada cuando veo una de esas pequeñas monstruosidades por ahí, y si alguna sale del desagüe mientras me estoy duchando (¿recuerdan mi entrada sobre el bicho en la bañera?), me basta con pillarla por las antenas y arrojarla fuera de la bañera mientras llamo al gatete para que se ocupe de ella :-D

Mi Osito es prácticamente un torturador profesional de cucarachas. Las acosa y manotea por un buen rato hasta que no se mueven lo suficiente para su gusto, y entonces las abandona, agonizantes, por cualquier sitio (o sea, cuando no se las come frente a mí a la hora de mi cena).

Que alguien... acabe... con mi sufrimiento... por favoooor.

Cuando mi gato ha perdido el interés por alguna cucaracha agonizante, en realidad sí suelo terminar con su sufrimiento... arrojándola al inodoro. Acto seguido le orino encima.

Es que mi gato no es el único con una veta sádica >:-D

G. E.

PD: Más vale que aprecien el dibujo de la cucaracha, ya que me dio mucho asquito hacerlo. En serio, PUAJ.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic ***AQUÍ*** para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir trabajando para ti! (y comer, que también es importante). ¡Muchísimas gracias!
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. Aprecio tus dibujos, representan bien lo escrito.
    Por alguna razón, sospecho que tu gato se está vengando, poniendo saña en las depredaciones, para molestarte. Sospecho que nota que te parece desagradable.
    Por alguna razón, lo que contaste me hizo acorada a este personaje:
    http://fichapersonajedc.blogspot.com/2011/05/dex-starr.html

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vengándose? Naaaaah. Es parte de su naturaleza gatuna. Y la verdad es que me viene bien para lo de las cucarachas; simplemente me molesta que cace pájaros o bichos beneficiosos :-) El gato Linterna Roja lo conocía, está genial :-D ¡Abrazos!

      Eliminar

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.