INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

25 de diciembre de 2019

LA NAVIDAD DEL GATO GIGANTE

Era la madrugada de Navidad, y como en mi casa no la celebramos, mi dragón, mi unicornio, mi gato y yo estábamos durmiendo a pata suelta... hasta que escuchamos un maullido muy fuerte y espantoso.

—¿Pero qué...? —dije yo mientras me levantaba de la cama. ¿Acaso se había colado otro gato desde la azotea al fondo de mi casa? Gatetes tontos que se meten en lugares de los que luego no pueden salir...

Pero no, el sonido NO provenía del fondo de mi casa sino del frente, y era demasiado estruendoso como para tratarse de un gato normal. Cuernito y yo salimos a la calle (Donald estaba ya en la azotea, claro, dado que hace años no cabe en mi casa), y esto es lo que vimos:


Miré a Cuernito.

—¿Esto es culpa tuya? ¿Otra vez agrandaste un gato por accidente? —Es que ya lo había hecho con mi gato Osito.

Cuernito, sin embargo, movió la cabeza de un lado a otro. Lucía tan confundido como yo.

—¡Donaldito, ve a evitar que ese gato devore a mis vecinos, por favor! —exclamé, aunque mi dragón ya estaba a medio camino de ir a hacer eso justamente.

Donald tackleó al gato y lo inmovilizó en el suelo como un experto en lucha grecorromana, tratando de que el animalote no lo hiciera jirones con sus tremendos dientes y garras. Nos tomó un poco más de tiempo conseguir una dosis de tranquilizante lo bastante fuerte como para que el bicho dejara de pelear.

—¿Y ahora qué hacemos con este monstruo gatuno? ¿Y de dónde cuernos salió, por cierto?

Nadie supo responder mi pregunta. Al cabo de un rato, sin embargo, notamos un patrón: cada vez que pasaba frente al gato un observador con poca ropa, el animal despertaba a medias y trataba de pegarle un zarpazo.

En fin, googleando googleando, que es como se averiguan hoy en día la mitad de las cosas, llegamos a la conclusión de que el bicho era el famoso Jólakötturinn. O sea, un gato islandés navideño mitológico con la mala costumbre de devorar a la gente poco abrigada. Pero ¿qué hacía el dichoso Jólakötturinn tan lejos de Islandia? ¿Se habría confundido de región geográfica por culpa del dichoso cambio climático? A saber.

—¿Alguien tiene una sugerencia sobre cómo devolver este gatote a Islandia? —pregunté.

De nuevo, nadie me respondió. Hasta mi Donaldito se encogió de hombros, ya que el Jólakötturinn era demasiado grande como para que lo cargara él hasta su país de origen.

—Tal vez debamos llamar a alguna aerolínea islandesa y pedir que nos manden un av...

Cuernito chasqueó la lengua (de manera súper adorable, como siempre), dio un paso adelante, tocó al Jólakötturinn con su cuerno y lo redujo al tamaño de un gatito.

—Oh, perfecto, eso lo arregla. ¡Bueno, gente, vuelvan a sus casas, ya están todos a salvo, no hay nada más que ver aquí! ¡Feliz Navidad!

Le tomó más de una hora dispersarse a la multitud. Todos querían acariciar a mi unicornio y sacarse selfies con él, algo perfectamente entendible ya que mi cuernito es una criatura súper maravillosa y suavecita :-) Otros pidieron para volar en mi dragón, así que mi Donaldito los paseó un rato. En serio, ¿qué mejor regalo de Navidad que un lindo paseo en dragón? No es algo que uno pueda hacer a menudo.

"¿Y qué pasó con el Jólakötturinn?", se preguntarán. Bueno, el plan inicial era devolverlo de inmediato a Islandia, pero pasó que más o menos nos encariñamos con él. Sobre todo mi gatete, el cual tiene mucha energía y por lo tanto necesita jugar mucho. O sea, decidimos conservar al Jólakötturinn por unos días. Total, un gato monstruoso del tamaño de un gatito en realidad no es muy diferente de un gatito normal, y el único problema ahora mismo es que me salta a los tobillos para tratar de comerme por no llevar más ropa (ya ven, igual que un minino cualquiera).


Mmmm, tal vez deba usar botas hasta que mi dragón devuelva al Jólakötturinn a su lugar de origen, así como usé guantes de jardinería durante las pocas semanas que mi gato tuvo la mala costumbre de masticarme las manos :-D

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic ***AQUÍ*** para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir trabajando para ti! (y comer, que también es importante). ¡Muchísimas gracias!
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

4 comentarios:

  1. ¡Qué cosas más estrambóticas ocurren por tu barrio!
    Siempre es un placer leer vuestras aventuras.
    Un abrazo y feliz año!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado la anécdota. ¡Abrazos y feliz año pa' ti también!

      Eliminar
  2. Jajaja. Que divertida historia, como la del gato agrandado de tamaño.
    Google fue útil y el unicornio tuvo un importante papel.
    Muy bien ilustrado.
    Que tengas un buen año. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado :-) ¡Buen año para ti también!

      Eliminar

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.