Por mucho que haga falta para mantener vivas las diferentes especies, con el tiempo he llegado a la siguiente conclusión: ¡la función reprod...

¡MALDITA FUNCIÓN REPRODUCTIVA!

Por mucho que haga falta para mantener vivas las diferentes especies, con el tiempo he llegado a la siguiente conclusión: ¡la función reproductiva es, para buena parte de los individuos, un puñetero incordio del carajo!

"¿Pero qué está diciendo esta loca?", se preguntarán. "¡Ni el sexo ni los bebés son un incordio, más bien al contrario!", afirmarán también.

Sí, el sexo no es mala cosa, una vez que dejamos de lado el problema de la explotación sexual. Y a la gran mayoría de las personas les gustan estas criaturas:


A mí no me enternecen mucho los bebés humanos, la verdad, pero confieso que estos otros sí me vuelven loca de amor:


Sin embargo... seamos sinceros, tanto los órganos reproductivos como el proceso de reproducción no suelen ser precisamente buenos para la salud. De hecho, en numerosas especies resultan incluso FATALES.

¿Saben cuántos salmones vuelven al océano después de nadar río arriba a fin de desovar? CASI NINGUNO. ¿Saben qué les pasa a las hembras de pulpo o a los zánganos después de poner sus huevos o aparearse respectivamente? SE MUEREN. ¡Menuda mierda para ellos!, ¿no? Algunas arañitas se comen a su mamá apenas salen de la bolsa de huevos, y ya sabemos lo que les puede pasar a los machos de la mantis religiosa durante la cópula (bueno, en caso de que no lo sepan, les cuento que a menudo la hembra les devora la cabeza, ñam ñam).

Desde el punto de vista biológico, la mayoría de los seres vivos no están hechos para disfrutar la vida; más bien son vehículos sofisticados para un material genético muy, muy egoísta que busca perpetuarse a toda costa.

O sea, el ADN obligará a los machos de diversas especies a pelearse entre sí para tener acceso a las hembras, obligará a los leones machos a matar a los cachorros del león anterior, obligará a las hembras a dejarse preñar en cada estación reproductiva, y obligará a los machos de las arañas a exponerse a ser devorados por cualquier hembra que tenga más hambre que ganas de aparearse.

¿Entienden ahora por qué dije al principio que la función reproductiva es un puñetero incordio del carajo? PORQUE ES UN PUÑETERO INCORDIO DEL CARAJO.

Oh, y los humanos no sobrellevamos el asunto mucho mejor que los animales. Los hombres no sólo tienen los genitales por fuera, exponiéndolos a traumatismos diversos (a diferencia de los patos, que pueden guardar todo en su interior), sino que la testosterona les cablea el cerebro para competir mucho entre sí y arriesgarse a lo tonto con tal de mostrar su virilidad. Por no hablar de las enfermedades venéreas o la posibilidad de contraer cáncer de próstata o testicular.

¡Y para las mujeres es peor todavía! Incluso cuando el aparato reproductivo nos funciona bien, ese "bien" significa sangrar casi todos los meses, que las tetas se agranden y achiquen (a veces duelen), y padecer cólicos, diarreas y jaquecas. El embarazo es largo y aparatoso, a diferencia de otras especies donde casi no interfiere con la vida de la hembra. Los vaivenes hormonales del ciclo también pueden causar acné y síndrome premenstrual. Ah, y parece que tener hijos envejece un montón las células de las mujeres.

Así me siento yo a veces a menudo con respecto a mi aparato reproductivo:

¡¡Deja de darme la lata, que no pienso usarte para tener hijos!!

¿Sabían que la menstruación EN REALIDAD NO SIRVE PARA NADA? Es una función completamente prescindible, existe sólo en los primates y una especie de murciélago. La razón por la que las mujeres menstruamos es que la placenta del embrión es tan invasiva, y el embarazo tan demandante, que el útero evolucionó para "defenderse" con un endometrio particularmente grueso, lo cual lleva después a tener que descartarlo en caso de que no se le implante un cigoto. Las mujeres primitivas menstruaban muy pocas veces en la vida... porque pasaban la mayor parte del tiempo embarazadas o lactando, y encima morían jóvenes. ¡Menudas alternativas de porquería!

El útero y los ovarios dan la lata mientras funcionan... y siguen dando la lata cuando dejan de funcionar. La menopausia es un suplicio, y luego, al quedarse la mujer sin estrógenos, se dispara el riesgo de sufrir osteoporosis y enfermedad cardiovascular. Y ni hablemos del vello facial, LAMADREQUELOPARIÓ.

¿Y cuando la función reproductiva funciona mal? Ay, mamá, la lista de trastornos es jodidamente larga: dismenorrea, endometriosis, calambres incapacitantes, cáncer de cuello uterino, cáncer de ovario, miomas/miosarcomas/fibromas, e incluso podríamos añadir a la lista el cáncer de mama hormonodependiente. A eso hay que sumar los riesgos del embarazo y el parto: diabetes gestacional, preeclampsia y eclampsia, distocias, desgarros y depresión posparto.

Hoy en día las niñas empiezan con todo eso mucho antes de lo normal debido a unos cuantos factores ambientales, lo cual no sólo ha de resultarles muy molesto, sino que las expone a embarazos de alto riesgo en caso de violación... ¡con el agravante de que en muchos países no les permitirán abortar! (En serio, qué manía de convertir a las mujeres en incubadoras sin derechos apenas se les implanta sin permiso un cigoto en el útero.)

Oh, oh, y hablando del control de la sociedad sobre el cuerpo de las mujeres, ¿sabían que en realidad no es necesario tomar un descanso de la píldora anticonceptiva? ¡¡ESO DEL DESCANSO FUE ALGO QUE SE IMPLANTÓ PARA LOGRAR QUE EL PAPA EN ESE MOMENTO AUTORIZARA EL USO DE LA PÍLDORA PARA LAS MUJERES CATÓLICAS!! (y aun así no lo hizo). No bromeo, lo leí aquí y aquí. Lo más irritante del asunto es que NADIE SE MOLESTÓ EN INFORMARNOS DE ESTO A LAS MUJERES. Conste que tampoco es la primera vez (ni será la última, seguro) que no se informa bien a las mujeres a fin de que decidan sobre su salud reproductiva (lean este artículo sobre el contraceptivo Essure).

Ya he decidido que no voy a tener hijos, pero en serio, si acaso existe la reencarnación, ¡apúntenme para ser una hembra de ualabí en mi próxima vida!


Sin menstruación. Gestación de veintiocho días, cero problemas para parir, cero estrías en la barriga, las tetas no se les caen porque están dentro de la bolsa, y encima estas hembras pueden guardar embriones en un estado de diapausa. ¡Por no hablar de que sus bebés son adorables! ¿Y ya mencioné que no tienen que aguantar la condenada menstruación? ¡¿Por qué, por qué la naturaleza no nos hizo así a las hembras de Homo sapiens?! ¡¡AAARRRGGGHHH!!

G. E.

VÍNCULOS DE LAS IMÁGENES EN PIXABAY
https://pixabay.com/photos/newborn-baby-feet-basket-young-1399193/
https://pixabay.com/photos/cat-young-animal-kitten-mackerel-3535404/
https://pixabay.com/photos/wallabies-kangaroo-rednecked-wallaby-411548/

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir trabajando para ti! ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. Me gusta el sentido desafiante de esta entrada. Aunque está muy bien el placer del sexo.
    Y por lo que contás, algunos animales lo tienen peor.
    A algunas ideologías habría que hacerles algo parecido al dibujo, perseguirlas de esa manera. No sirven, fuera.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me gusta tu idea de perseguir ciertas ideologías y matarlas a hachazos! :-D Y sí, mejor ser una hembra humana que una hembra de pulpo, pero las canguras tienen un sistema reproductivo mucho menos molesto. ¡Estúpida evolución de la especie humana! Saludos y gracias por comentar de nuevo :-)

      Eliminar

Ir arriba