INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

25 de diciembre de 2016

UNA NAVIDAD ¡HALLOWEENESCA!

Estoy segura de que, a estas alturas, Papá Noel ha de encontrarme tan irritante como ese profesor de matemáticas al que yo le preguntaba, casi en cada clase, "¿para qué cuernos estamos aprendiendo a resolver ecuaciones a mano si ya hemos elegido especializarnos en biología?" (y la verdad es que yo tenía razón, porque tal habilidad jamás me sirvió para nada; encima, el profesor nunca consiguió responder mi pregunta).

Es que la cosa fue así: pocos minutos antes de la medianoche del 24 de diciembre, Papá Noel aterrizó en mi azotea y se topó con una tremenda fiestota... de tipo macabro-antinavideño.

—Pero m'hijita, ¿qué es esto? —me preguntó. El viejete ya sabía que cada año me gusta menos la Navidad, pero se veía más escandalizado que de costumbre. Incluso sus renos se echaron para atrás.

—¿Qué, no es obvio? —respondí—. Es una celebración para todos los que detestamos la Navidad.

—¡Pero si la Navidad es una fiesta de paz, amor familiar, generosidad y...!

—¡Ay, sí, cómo no! —lo interrumpí, empleando un tono tan sarcástico que habría servido para limpiar clavos oxidados—. ¿Paz? ¿En serio? ¿Aquí en Montevideo, donde es costumbre quemar fuegos artificiales a medianoche, vaya usté a saber por qué? —Justo en ese momento explotaron unos cuantos petardos—. Tampoco veo generosidad sino consumismo desenfrenado, y no me venga con lo del amor familiar, señor, porque muchos tenemos unos familiares horrendos a los que preferimos no ver ni en pintura.

—Pero...

—¡Y uno prácticamente está obligado a poner cara de felicidad aunque las circunstancias no colaboren! ¿Ha visto lo que le han hecho a la canción Have Yourself a Merry Little Christmas? ¡Era la única canción para reconfortar a las personas que están pasando un mal momento en Navidad, pero nooooooooo, tuvieron que convertirla en una canción feliz! ¡Y quienes estén mal, pues a la porra! ¡¿Cómo se atreven a estar mal en Navidad?! ¡Arruinan el desenfreno consumista de los demás con sus tristes realidades! ¡Pfffffff!

—No creo que sea para t...

—¡Por no hablar de que en el hemisferio sur estamos en verano! ¿Se da cuenta de lo molesto que es que a uno lo bombardeen con imágenes de nieve fresquita cuando uno no sólo está pasando calor sino que además tiene que pelear contra los malditos mosquitos y las asquerosas cucarachas?

—Tal vez pueda consolarte con un lindo reg...

—¡Ah, sí, la cuestión de los regalos! ¿Qué quieren los niños hoy en día, y qué les compran sus padres? ¡Dispositivos tecnológicos de todo tipo! ¡Da igual que eso genere basura electrónica y guerras por el coltán!

A estas alturas Papá Noel estaba al borde de las lágrimas. Podría haber comenzado a darme un poco de pena... pero no.

—La cosa es, Papá Noel, que acabo de ver la película Krampus en HBO. Es la película más maravillosamente macabra y antinavideña que he visto en mi vida, ¡y me hizo feliz! O sea, ¡encontré algo capaz de hacerme feliz en la maldita Navidad! Es por eso que mi dragón está disfrazado de Krampus, y mi unicornio de reno zombi carnívoro, y yo de galleta de jengibre psicópata homicida. Y es por eso que ahora mismo estamos haciendo esta fiesta al estilo Halloween donde cualquiera que lo desee será libre de odiar felizmente a la Navidad. Y no me diga que no es una celebración familiar, dado que mi dragón y mi unicornio SON mi familia. Y ellos están de acuerdo en detestar conmigo la podrida Navidad.


Secándose los ojos con un pañuelo, Papá Noel dijo:

—¿Podrías, al menos, retirar a ese muñeco ahorcado de mí del árbol? ¿O al elfo empalado con un bastón de caramelo?

—NO.

En fin, Papá Noel se marchó de mi azotea, todo triste y cabizbajo, a repartir sus regalos a los niños consumistas, y poco a poco llegó a mi fiesta más gente con una espléndida onda antinavideña. Y los demás vecinos del vecindario nos escucharon gritar a todo pulmón:

—¡Feliz anti-Navidad! ¡JojojoMUAJAJAJAJAJAJAJA!

G. E.

PD: Si no les gusta la Navidad, en serio, vean la película Krampus. Los va a poner de muy buen humor.
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.