INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

8 de octubre de 2016

OKTOBERFEST 2016... ¡CON MI UNICORNIO!

Ha sido fabuloso, todos estos años, celebrar la Oktoberfest con mi dragón Donald. ¡Pero este año pude sumar a mi unicornio Cuernito a la fiesta! ¡Imagínense! Oh, bueno, está difícil imaginar qué haría un unicornio en una Oktoberfest, así que tendré que explicarlo :-D

Estábamos pensando cómo rayos celebrar la Oktoberfest este año. ¿En un crucero? ¿En Oz? ¿En Narnia? (En Westeros no, todavía no hay un clima muy festivo ahí que digamos.)

Mientras tanto, Cuernito empezó a dar saltitos a lo loco como si tratara de decirnos algo. Al principio no nos dimos cuenta porque, como ya he dicho, mi unicornio es camaleónico, y en ese momento tenía exactamente el mismo color que la pared, de modo que apenas si lo veíamos. Finalmente le presté atención y pregunté:

—¿Qué pasa, adorable unicornio mío? —En general le hablo de esta manera porque es tan supertierno como un gatito en esos documentales de Animal Planet. Dan ganas de achucharlo todo el tiempo.

Mi cuernito se dirigió al baño, abrió el grifo del lavabo, tocó el agua con su cuerno... ¡y de pronto el agua se convirtió en cerveza! (El lavabo se llenó de espuma que desbordó al suelo obligándome a pasar un trapo, pero eso no es importante ahora.)

Entonces pensé: "¡Qué habilidad más oportuna!" No tenía ganas de llenar mi casa de cerveza, y además, considerando que sería algo así como un desperdicio convertir agua perfectamente potable en una bebida alcohólica, se me ocurrió que debíamos ir a otra parte. O sea, al Arroyo Pantanoso, uno de los dos cursos de agua más contaminados en mi ciudad. Y me refiero a históricamente contaminado, porque a pesar de las promesas del municipio de limpiarlo (hasta el punto de que volverían a él los cisnes de cuello negro, fue lo que dijo el intendente), el pobre arroyo sigue tan contaminado como siempre. Sí, una pena.

Llegamos al arroyo. El agua tenía un color verdoso bastante desagradable, olía a podrido y estaba rodeada por basurales. Obviamente no había peces, mucho menos cisnes de cuello negro o cualquier otro tipo de ave con un mínimo de respeto por su higiene personal. (Sí había algunas gaviotas picoteando la basura, pero bueno, las gaviotas son a prueba de casi cualquier tipo de contaminación de origen humano y posiblemente extraterrestre.)

—Haz lo tuyo, mi hermoso Cuernito —le dije a mi unicornio. Cuernito sumergió su cuerno en el arroyo, saltaron algunas chispas mágicas y... ¡de pronto el arroyo era pura cerveza! Pero Cuernito no se detuvo ahí, sino que convirtió los terrenos baldíos adyacentes en praderas y la basura en flores y calabazas (estas últimas ya estaban talladas con caras macabras, dada la proximidad de la Noche de Brujas).

Entonces mi dragón se lanzó al arroyo y comenzó a chapotear de contento. Yo lo pensé un poco más pero luego dije "¡al diablo!", me quité los zapatos y también salté al arroyo, así, sin esperar a conseguirme un traje de baño :-D Por un momento me preocupó que mi Donaldito le prendiera fuego al alcohol de la cerveza, pero después de tanto tiempo ya controla mejor sus llamas. Lo intentó con un chorro de cerveza a una distancia segura, sin embargo, y la verdad es que quedó espectacular. ¡Cerveza ardiente!

No tardaron en llegar más personas al arroyo, intrigadas por el cambio en el paisaje.

—¡Feliz Fiesta de la Cerveza! —exclamé yo—. ¡Salú! ¡Hic! —Sí, a estas alturas ya estaba un poco borrachina.

Los recién llegados profirieron exclamaciones de felicidad y también se lanzaron al arroyo. Yo largué entonces la advertencia de que mi dragón azotaría con su cola a cualquiera que tuviera la descortesía de orinar en la cerveza. (Es que la gente en mi ciudad es súper puerca, no te puedes fiar.) Luego mi dragón tuvo que rescatar de ahogarse a cada uno de ellos a medida que se iban emborrachando :-D

Finalmente aparecieron los dichosos cisnes de cuello negro, y también unos cuantos colibríes (las gaviotas no se habían ido en ningún momento, y unas cuantas ya habían caído al suelo en estado de ebriedad). La que se armó entonces, porque si los cisnes y los colibríes ya tienen mal carácter estando sobrios, imagínenselos borrachos. Los colibríes, en particular, comenzaron a pelearse como vaqueros en un saloon del Viejo Oeste, y un cisne de cuello negro especialmente malhumorado me dio un fuerte picotazo en la cabeza (claro que, con tanta cerveza a mi disposición, no tuve que molestarme en salir del arroyo para desinfectar mi herida).

Antes de que pregunten, no, no era antihigiénico beber cerveza de los chorros que salían de la nariz de mi dragón. Minutos antes él había arrojado fuego por ahí para matar a todos los microbios.

En medio de la fiesta apareció un inspector municipal que ¡trató de multarnos por "contaminar el arroyo"! ¡¿Qué qué qué?! ¡Imagínense el sermón que le echamos todos! ¿Cómo nos podía acusar de contaminar si a) el arroyo ya estaba contaminado de antes y b) el municipio ha estado en manos del mismo partido político durante ¡más de veinticinco años! sin que consiguieran resolver el problema? ¡Menudo descaro! Al final el inspector acabó por darnos la razón y se sumergió también en la cerveza :-D

De todas maneras, una vez acabada la fiesta, mi Cuernito devolvió al arroyo su condición natural, o mejor dicho, su condición ANTInatural de agua limpia (vamos, es que después de tantas décadas de contaminación, ya todo el mundo se había acostumbrado a que lo natural fuera la mugre). De paso, mi dragón se ofreció como voluntario para asegurarse de que nadie más lo vuelva a contaminar. (Tendrá que hacer inspecciones constantes porque, como puse arriba, la gente en mi ciudad es súper puerca y capaz de arrojar basura incluso en ambientes naturales inmaculados.)

Considerando todo, ¡fue una grandiosa y ecológica Oktoberfest! :-)

G. E.

PD: Después de ducharme en casa, he de decir que la cerveza me dejó el cabello súper brillante y sedoso :-D

PPD: Los colibríes borrachos pendencieros se reconciliaron apenas se les pasó la borrachera. El cisne de cuello negro, por otro lado, aún me mira con mala cara cada vez que paso por el arroyo. Antipático.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir trabajando para ti! ¡Gracias!
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.