INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

22 de junio de 2016

CÓMO MECANOGRAFIAR POR TACTO

Cuando yo era chica, casi nadie tenía computadoras. En mi casa había una máquina de escribir (mecánica, no eléctrica, con una cinta roja y negra), pero no me dejaban usarla a fin de que no aprendiera mal y siguiera escribiendo así por siempre.

En fin, un día se me ocurrió que no debía de ser taaaan difícil aprender a mecanografiar correctamente sin necesidad de tomar clases. Me senté frente a la máquina, pues, y deduje yo solita cuáles dedos correspondían a cuáles teclas. Dibujé un esquema y todo.

El siguiente paso fue encarar qué escribir para aprenderme de memoria la posición de cada tecla. ¿Han visto los ejercicios de mecanografía? ¡Son aburridísimos! Te hacen repetir secuencias de letras, empezando por combinaciones de ASDF y JKLÑ.

No di bola a esos ejercicios. Empecé a escribir cualquier cosa mirando el esquema en lugar del teclado, y en poco tiempo ya podía mecanografiar por tacto prescindiendo del esquema, sin bien lentamente. Sobre todo porque las teclas de la máquina eran DURAS, y mi dedo meñique izquierdo, encargado de presionar la A, cada tanto se atascaba entre ellas :-D

Luego tuve mi primera computadora. ¡Qué alivio pasarme a un teclado! MUUUUUCHO más cómodo. Y sin ruido (en serio, no sé por qué hay gente que extraña el ruido de tecleo, yo no lo soporto).

Casualmente, esa primera computadora me vino con un CD-ROM cargado de programas, y uno de ellos era Mavis Beacon Teaches Typing, que enseña a mecanografiar y ayuda a mejorar la velocidad de escritura. Incluía un juego que consistía en escribir lo más rápido posible para que avanzara un auto en una carrera, y los errores tipográficos se traducían como... insectos aplastados en el parabrisas :-D

Dicho programa sigue existiendo hoy en día y es gratuito (http://www.mavisbeaconfree.com/). Recomiendo bajarlo, pues me ayudó mucho. ¡Y ahora tiene más juegos y versión en español! (la mía estaba en inglés). En la versión actual se pueden cargar textos propios para copiarlos en la pantalla, con un esquema del teclado como guía justo debajo.


En serio, en serio recomiendo aprender a escribir por tacto, sobre todo a los escritores profesionales, por razones obvias. Se cometen muchos menos errores al mirar la pantalla en lugar del teclado. Además, es que a los teclados baratos se les borran las letras después de un tiempo :-P

Aquí les va el esquema de cuáles dedos van con cuáles teclas:


Copien el esquema y pónganlo encima de la pantalla a fin de no mirar el teclado hasta que se aprendan de memoria la posición de todas las teclas.

Los teclados tienen unas protuberancias en las letras F y J, y también en el 5 del teclado numérico. Esto es para colocar las manos correctamente en la posición de reposo sin tener que mirar el teclado.

IMPORTANTE: Recomiendo conseguir un teclado ergonómico; de lo contrario, hay que acostumbrarse a escribir con las manos en posición OBLICUA al teclado, para MANTENER LAS MUÑECAS RECTAS. Mecanografiar durante largo rato con las muñecas en ángulo lleva a dolores y lesiones. Un truquito que suelo aplicar es envolverme las muñecas primero en tela y luego en algo rígido, para mantenerlas siempre bien derechitas.

Bien, la cosa no tiene más misterio. ¡Ya saben cómo aprender a mecanografiar por tacto! ¡Que les resulte fácil! :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. ¡¡Holaa!! La verdad que me ha parecido muy interesante esta entrada, porque mira que llevo tiempor con el ordenador y escribiendo en el, y aunque hay muchas cosas que no miro el teclado al escribir es cierto que otras muchas no puedo evitar mirar porque tengo bastantes fallos... y es algo que me da mucha rabia, sobre todo, cuando tengo prisa.
    Voy a descargarme el programa y a ponerme manos a la obra (y nunca mejor dicho)
    ¡¡Un Beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues no dudes en descargarte el programa. He probado la versión nueva y está muy buena. La traducción al español es un desastre, pero puedes importar tus propios textos al programa para copiarlos, y en la pantalla te pone el teclado para que veas cuáles teclas tienes que presionar con cuáles dedos. ¡Que progreses rápidamente! ¡Besos!

      Eliminar

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.