INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

31 de diciembre de 2014

FIN DE AÑO CON ELFOS NAVIDEÑOS

Como puse en la entrada sobre la Navidad, ahora mismo hay en mi casa un montón de elfitos navideños disfrutando de sus vacaciones. Nos vamos llevando bien, salvo por esa tendencia de ellos a amontonarse sobre mi cama como gatos, dejándome sin espacio (encima, hace demasiado calor como para amontonarse en la cama al estilo gatuno).

El último día de 2014 lo pasamos genial. Yo no celebro la Navidad pero sí el Año Nuevo, y la verdad es que los elfos tienen muy buena onda. De pronto estábamos todos en la cocina, brindando con limoncello, comiendo nueces y uvas frescas y riéndonos de Papá Noel a sus espaldas. Que si está muy panzón, que si se atasca en las chimeneas, que si cada tanto su mujer tiene que remendarle la parte trasera de los pantalones porque se le rompen cuando se agacha (quizás debería comprar pantalones de tela deportiva, que son más elásticos).

A lo largo de la semana los elfos habían comprado fuegos artificiales aquí y allá, y ya tenían suficientes como para hacer volar mi casa. (Es una pena que no hayan hecho volar la casa de la vieja miserable de al lado. Oh, bueno. Tal vez para el 2015.) Les pregunté el porqué de tanto entusiasmo, y así supe que, a pesar de que en el Polo Norte tienen esas estupendas auroras boreales, en general hace demasiado frío y viento como para celebrar el fin de año con pirotecnia.

Salimos a la calle, entonces, y alejé a los elfos y a toda esa pólvora de mi casa (le tocó a Donaldito cargar las cajas). Los niños quedaron asombrados al ver a los elfos, y tuve que aclararles de inmediato que "los elfos navideños no son mascotas, devuélvanlos, por favor no los estrujen, gracias". Mientras tanto, el elfo del pelo verde se había adelantado y corría de un lado a otro agitando los brazos y gritando frases ininteligibles (juro que no le permití beber alcohol, fumar marihuana ni ingerir café ni anfetaminas).

Fue un hermoso espectáculo de fuegos artificiales :-) De pronto había luces por todo el cielo, y la gente brindaba en las calles y deseaba un feliz Año Nuevo a sus vecinos. Mientras hacían estallar sus cohetes, los elfos compartían sus resoluciones para el 2015, entre ellas:

1. Cepillarse mejor los dientes después de comer bastones de caramelo.
2. No usar el excremento de los renos para gastar bromas pesadas a su regordete jefe.
3. Buscar un escondite más seguro para las películas de porno élfico (¿¿¿???).
4. Entrenar para los próximos Juegos Olímpicos de Invierno (al parecer no se les da mal el snowboard).
5. Hacer una campaña en contra de los juguetes sexistas de los otros fabricantes de juguetes.
6. Beber menos ponche durante el trabajo.

De pronto nos dimos cuenta de que el elfo del pelo verde no estaba ahí. Mi dragón señaló hacia arriba, y entonces vimos...


¿Pretendía llegar a la luna? ¿Había perdido por completo la chaveta? Aún no lo hemos averiguado. Como sea, el cohete explotó en una gran bola de chispas anaranjadas y rojas, se escuchó un grito que sonó algo así como "¡¡yupiyupiuajajajajaAAAAAAAARRRRRGHHHHyujuuuuuu!!", y de pronto ya no vimos al elfo por ninguna parte. Todavía no ha aparecido, pero supongo que es buena señal la ausencia de pedazos de carne chamuscada de elfo regados por la ciudad.

Mientras tanto, feliz Año Nuevo para todos mis lectores. ¡Besos!

G. E.
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.