INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

18 de diciembre de 2012

¡MI CUERPO NO ES MÍO!

¿Recuerdan mi entrada sobre las hormonas dominantes? ¡Pues parece que no debería preocuparme sólo por ellas en la lucha por controlar mi propio organismo! Leí más artículos científicos y pesqué los siguientes datos igualmente estremecedores:

1) ¡Las tripas de un ser humano tienen más neuronas que su cerebro!

2) ¡¡Un humano puede llegar a tener más bacterias que células propias!!

Bueno, lo primero explica muchas cosas. Por ejemplo, por qué nuestro sistema digestivo parece mandar sobre nuestra voluntad. ¡El muy maldito piensa por sí solo! Y se ve que adora la comida chatarra, además, porque cuando estoy determinada a comer zanahorias, legumbres, frutas y carnes magras, mis tripas parecen exigir a gritos patatas fritas con salchichas y una enorme porción de pastel de chocolate >:-/ ¡Qué tripas saboteadoras de una dieta saludable!

Y si a eso le sumamos la cantidad de microbios que seguramente viven ahí, ¡seguro que las neuronas de mis tripas se han puesto de acuerdo con las bacterias en una relación simbiótica, dejándome al margen de cualquier decisión alimenticia importante!

¡¡Resulta que en realidad mi cuerpo no es mío sino un sistema de soporte para los microbios, y mis tripas son más inteligentes que yo!! ¡¡Demonios!!

Neuronas de las tripas: ¡NOSOTRAS somos el verdadero cerebrito!
Bacterias: ¡Ja ja, vivimos en ti y no pagamos alquiler!

¡¡Nooo!! Pero ¿saben qué? ¡Me da igual que los microbios y las neuronas de las tripas me superen en número! ¡No les permitiré controlarme! Al diablo la democracia; ¡DESDE AHORA, MI CUERPO ES UNA DICTADURA Y LA QUE MANDA SOY YO!

¡Me voy a comer una zanahoria!

G. E.
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

2 comentarios:

  1. Y yo me hincharé de chocolatinas! Es curioso lo que nuestro cuerpo hace sin que nosotros lo ordenemos...por eso estamos vivos. Si fuese por nosotros, mientras dormimos, moriríamos pq olividaríamos lo que teníamos que hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je je :-D Tú deberías leer mi ODA AL CHOCOLATE (06/09/10). Lo del sistema nervioso autónomo está bien, pero eso de que mi cuerpo quiera hacer cosas perjudiciales... ¡eso ya no me gusta! :-P

      Gracias por comentar, como siempre :-) Besotes.

      Eliminar

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.