INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

11 de enero de 2012

EL ESTRÉS DE ESCRIBIR FICCIÓN

No me malinterpreten: ADORO escribir. Crear historias, personajes y mundos imaginarios es una de las actividades más estimulantes para el cerebro, por no decir que a menudo resulta divertidísimo (ya sea que uno esté creando una situación graciosa... o destripando a alguien en un relato para el Halloween; y no me miren con esas caras, que los escritores de horror no estamos demasiado chiflados).

Sin embargo... bueno, hay facetas de esta profesión que pueden resultar un poco agobiantes a veces. Y no se trata de las cosas que hacen enojar a un escritor, que son unas cuantas, sino cuestiones intrínsecas del oficio que en mi caso son inevitables, molestas y agradables a la vez (los escritores también podemos ser un tanto masoquistas; no pregunten).

El primer problema es... que uno se esfuerza por entrenar al cerebro para que cree y piense por su cuenta, lo cual es necesario para la labor (las mejores ideas suelen aparecer en los momentos más inesperados, cuando uno está haciendo cualquier otra cosa y le deja espacio al subconsciente para trabajar). Y luego... pues eso, que el cerebro piensa por su cuenta. A cualquier hora. Cuando le da la gana. Incluso cuando resulta inconveniente que piense por su cuenta; por ejemplo, en el horario laboral (me refiero al "trabajo diurno" obligado que tenemos los escritores no famosos, o sea, la mayoría). Y si uno ya está escribiendo una novela o un relato en particular... no se agradecen demasiado las distracciones. Por si fuera poco, todas esas ideas para historias se quedan en la cabeza hasta que uno por fin las escribe, dándose codazos unas a otras en busca de atención.

¡Ideas acumuladas, déjenme un poco en paz!
¡¡Que el día sólo tiene 24 horaaaaaas!!

En lo personal, no estoy exagerando al decir esto: tengo proyectos acumulados para los próximos DIEZ años. Imagínense cómo se siente mi cerebro a veces... (como un vaso de gaseosa, todo lleno de burbujas que hacen ruidito cuando suben a la superficie: ¡fzzzzzzzz!; lo digo por si no tienen ganas de imaginarlo).

Después está el hecho mismo de escribir. De encontrar el tiempo entre las obligaciones diarias. De sentarse a organizar el plan de la historia (para los que hacemos planes, claro). De investigar lo que haya que investigar (¡menos mal que ahora existe Google!). De elaborar la psicología de los personajes, los conflictos, los diálogos y demás. ¡De NO cometer errores garrafales! Y luego... ¡vienen las revisiones y correcciones! Bueno, de las revisiones me salvo porque hago planes detallados, pero aun así ¡¡NO ME ESCAPO DE ESOS MALDITOS ERRORES TIPOGRÁFICOS QUE SIGUEN APARECIENDO AUNQUE REVISE TODO CINCO VECES!! ¡¡¡AAAAAARRRRGGGGHHHH!!!

Por último vienen los nervios a la hora de presentar la obra al público. ¿Les gustará? ¿No les gustará? ¿Seremos el blanco de los elogios... o de unos cuantos tomatazos?

¡¡Es demasiada presión!!

¡¡SOCORROOOOOO!!

Menos mal que los escritores podemos hacer catarsis escribiendo :-P

G. E.
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

8 comentarios:

  1. La verdad, me he sentido así más de una vez. Cuando tenía el tuquito (celular viejo) lo llenaba de notas rápidas que transcribía en la casa. Ahora tengo más espacio. Suerte con esas ideas traidoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también anoto todo, ¡pero igual siempre tengo ideas y más ideas pululando en mi cabeza! :-D Un abrazo, y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Tal cual. Pero lo peor es la falta de tiempo, tener esa idea maravillosa dando vueltas de neurona en neurona y no poder ponerte a ello. Todo lo demás, es bastante llevadero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Nieves. Por eso puse arriba que puede ser un estrés AGRADABLE a veces. ¡Pero no deja de ser un tipo de estrés! ¡Quiero un reloj para parar el tiempo y ponerme unas 10 horas más al día! :-D Abrazos y gracias para ti también.

      Eliminar
  3. Es cierto lo que dices. Me siento identificado, pero me ya te dije que tú me inspiras porque no te quedas bloqueada al recibir tantas ideas. Sigues escribiendo y te concentras en alguna. Que estas te persigan a cualquier hora del día es una leche porque en ocasiones me ocurre que luego no me acuerdo del todo lo que había imaginado. Tengo que ponerme en un momento a escribirla para que no se me olvide para luego más tarde unirlas y darles un sentido. Creo que la organización me falla. La acumulación de ideas me distraen unas de otras. Llevo unos días poco conectado y es que entre el vicio de la serie "Juego de Tronos" y la presión que me estoy dando con el siguiente capítulo de "Replicante" me está mareando. No quiero quedarme estancado!
    Pd. Si ahora tienes proyectos para ocuparte unos diez años, conforme vaya pasando el tiempo se te irán acumulando más ideas aún.
    -¿Por qué lees?
    - Mírame y dime que ves. A un enano.Tengo que impresionar de alguna manera. Lo hago usando mi cerebro.Para que los demás hagan por mí lo que yo no puedo hacer. Por eso leo, John Nieve.
    (o algo así)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú es que tienes un "síndrome de Leonardo da Vinci", lo cual te impide enfocarte en una sola cosa :-D Pobrecillo. Y sí, seguro que de aquí a diez años acumularé ideas para los próximos 80 años. ¡Yay! :-P ¡Besotes y gracias por comentar!

      Eliminar

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.