INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

3 de junio de 2011

PREFIERO A LOS GATOS

Antes que nada, debo aclarar algo: me gustan los perros. Nunca he tenido uno pero sí he hecho amistad con unos cuantos, y en la clínica veterinaria donde trabajo los trato estupendamente para que el trauma de la visita les resulte lo más llevadero posible.

Listo. Ahora sí puedo comenzar con el tema de hoy: las razones por las que, a pesar de que me gustan los perros, prefiero a los gatos.

RAZÓN 1: SENSATEZ

A mí que no me digan lo contrario; los gatos son bastante más avispados y sensatos que los perros. Hay comportamientos perrunos que un gato JAMÁS imitaría, por ridículos, nocivos o simplemente agotadores. Un gato no persigue su propia cola, no ingiere cualquier porquería, no va corriendo detrás de los automóviles ni se hace el tonto a propósito. Vamos, hay documentales sobre perros que han comido cosas tan disparatadas como lencería, cajas de cartón, dinero y anzuelos. ¿Qué gato sería tan cabeza hueca como para poner su salud en peligro de esa manera? Encima, una vez vi a un dálmata salir corriendo para ladrarle a un autobús. No terminó muy bien que digamos. No debe de haber un solo caso en todo el mundo de un gato que se haya metido debajo de un autobús a propósito.

Perro: ¡¡Colacolacolacolacolacola!!

RAZÓN 2: AUTOESTIMA

Después de mucho observar a los perros y los gatos, he concluido que en realidad la mayoría de los perros no tienen autoestima. Debido a la mentalidad de jauría, un perro subordinado siempre va a ser lamentablemente servil, mientras que el gato, por más que uno lo mime y trate de darle órdenes, actuará según su propia conveniencia.

¡¡Te quiero, te quiero, te quiero!!
¿¿Quieres ser mi amigo?? ¡Porfis, porfis, porfis!

No me molestes, estoy descansando.
Iré contigo cuando acabe mi siesta.

(Nota: esa adorable perrita era de un vecino; el gato es el mío en su actitud más habitual.)

La falta de autoestima de los perros nos viene bien a los humanos, ya que harán casi cualquier cosa que les pidamos (desde capturar criminales hasta olfatear drogas). Pero vamos, el gato hace bien en no obedecernos. Se ahorra un montón de inconvenientes y gana en dignidad.

RAZÓN 3: ASTUCIA

Nadie discute que los perros sean inteligentes (bueno, salvo el dálmata que acabó bajo el autobús; ése debía de ser rematadamente estúpido). Los gatos, sin embargo, son inteligentes y ASTUTOS. Los perros fueron listos al pegarse a los seres humanos por comida y cariño, ¡pero los gatos fueron considerados DEIDADES en el antiguo Egipto! ¿Qué chucho ha llegado tan alto?

Incluso hoy en día, los gatos se las arreglan para persuadir a los propietarios de que los traten como reyes sin dar a cambio mucho más que su elegante presencia (y seguramente hasta consideran que somos unos privilegiados por complacerlos).

¡Te quiero! ¿Qué deseas que haga por ti?
¿Te traigo el periódico? ¿Las pantuflas? ¿Una cerveza?

Mírame fijamente, humano. Estás en mi poderrrr.
Ahora tráeme un plato de leche y algo de jamón serrano.

RAZÓN 4: SILENCIO

Una ventaja ENORME de los gatos es que sólo hacen ruido cuando es necesario, mientras que hay una enorme cantidad de perros que se ponen a ladrar sin motivo aparente, molestando a todo el vecindario. Los perros, por ejemplo, le ladran a cualquiera que pase junto a la reja de su casa. ¿Y cuál es el punto de eso? La reja ya protege la propiedad y encima les impide espantar a los transeúntes de su supuesto territorio (lo cual tampoco tendría sentido porque la calle es un lugar público). El gato, en cambio, se desparrama tranquilamente y contempla el mundo sin hacer un solo ruido, sabiendo que él está de su lado de la reja, los transeúntes del suyo, y todos contentos. Es cierto que los perros más inteligentes hacen ruido cuando un ladrón está invadiendo la casa, pero de igual manera pueden ladrarle a una polilla gigante y entonces es difícil para el dueño captar la verdadera amenaza. El gato, en cambio, es mucho más sensible: si algo va mal, se le erizarán los pelos del lomo y saldrá corriendo, señal inequívoca de que uno debe imitarlo o llamar a la policía. Es un mecanismo de alarma muy, muy exacto. Y sin producir un escándalo.

RAZÓN 5: AGILIDAD

Aquí los gatos ganan de lejos. El perro es capaz de saltar vallas en las competencias caninas, pero el gato es mucho más preciso en sus movimientos. Si uno mete a un perro grande en la casa, cualquier objeto que esté al alcance de su rabo terminará en el suelo. El gato, en cambio, puede atravesar una mesa llena de estatuillas de porcelana sin derribar ninguna de ellas (a menos que decidiera hacerlo a propósito). Algunos perros son tan torpes y brutos que acaban lastimándose; he atendido casos de perros que se rompieron algún diente, e incluso vi a uno que se hizo una herida de treinta centímetros con la punta afilada de un parachoques, por levantarse demasiado rápido de su siesta. Los gatos son MUCHO menos propensos a los días torpes.

RAZÓN 6: HIGIENE

De nuevo, los gatos ganan de lejos. El gato no huele feo en días húmedos, se lava concienzudamente con su lengua rasposa, es capaz de quitarse sus pulgas y garrapatas, y administra él solito sus horarios para hacer popó en la caja sanitaria. Desde luego, es mucho más conveniente que bañarlo y sacarlo a pasear para que orine, como hay que hacer con los perros. El gato se mantiene limpio y suavecito, y por lo tanto no hay problema en dejar que se siente sobre los pies de uno en invierno como una bolsa de agua caliente.

Encima, los perros tienen algunas manías asquerosas, como comer estiércol de caballo, nadar en agua sucia y revolcarse sobre sustancias apestosas.

Perro: ¡Pescado muerto! ¡Adoro oler a pescado muerto!
Gato: Qué asco. Aléjate de mí, bicho mugriento.

Por todo lo anterior, y porque un escritor que se respete debe tener un gato, me quedo con mi adorado felino :-)

G. E.

Artículo relacionado: LOS PERROS CONTESTAN.
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

14 comentarios:

  1. Yo tengo una y es así, cumple todas estas características. Por eso yo también prefiero a los gatos...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario, Wisquensin :-) En cuanto a los gatos, son bastante coherentes en su comportamiento. Y adorables. Y fascinantes. Y bellos. ¿He dicho ya que los adoro? :-D

    ResponderEliminar
  3. Mi gato y yo estamos totalmente de acuerdo con este post. Mi gato (se llama Covent) opina que eres muy inteligente, encantadora y divertida. Y cuando me ha dicho que debía enlazar tu blog en el mío, le he respondido que no podía estar más de acuerdo con su sugerencia (los gatos no sugieren, ordenan, pero lo hacen con tanta clase y sutileza que no nos importa que se comporten como dioses; ya sabemos que lo son)

    ResponderEliminar
  4. Tu gato y tú son muy sabios, amiga :-D Gracias por la visita. ¡Pásame el vínculo de tu blog y también lo pondré en el mío! (¿Se harán visitas entre ellos cuando no estemos mirando?)

    ResponderEliminar
  5. Covent ya te sigue. A Covent le gustan los dragones de mama, y le gusta tu dragón Donald. Covent piensa que tus entradas son muy divertidas. Covent vendrá a leerte cuando mama esté trabajando, pues mama nunca apaga el ordenador.
    Covent te deja el enlace al blog de mama:

    http://dedragonesyunicornios.blogspot.com

    Covent te deja una de sus citas favoritas:
    "Los gatos fueron adorados como dioses en el pasado, y no lo han olvidado"

    Covent te manda un runrun cariñoso

    ResponderEliminar
  6. Vale, ya he apuntado el enlace. Besotes cariñosos de mi parte y de Donald, Covent :-)

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. ¡Gracias! Aunque algunos propietarios de perros se me echaron encima por esto... :-D

      Eliminar
  8. Disculpa, pero tienes que añadir un detalle: los egipcios adoraban a los gatos Y a los perros. Anubis el dios conocido por, según parecía en un principio, ser "cabeza de chacal". Resulta que no era un chacal, sino el lobo gris egipcio, que viene siendo un perro primigenio (canis lupus no sé qué, un cánido, vaya).

    Así que los chuchos en Egipto eran tan adorados como los gatos. Y hasta más: Anubis es más importante que Bast en el panteón.

    Y eso que yo soy de gato. Soy incapaz de querer a un perro como un perro necesita ser querido para no deprimirse. Creo que los humanos les hemos hechos grandes putadas a los perros, seleccionando a aquellos que de puro leales son tontos. Por eso odio a los creadores de gatos como el Ragdoll o el Ragamuffin. Un gato-perro cariñoso y casero es un tesoro. Un gato-perro seleccionado cuidadosamente durante décadas para ser un imbécil que se queda como un muñeco de trapo si el humano lo coge en brazos, y que no tiene miedo ni a perros ni a coches de modo que no sobrevive sin humanos es una aberración. Me parece fatal que el ser humano esté haciendo ahora a los gatos lo que antes le ha hecho a los perros. Hay que tener muy mala leche. Si te gustan los gatos, adopta un gato, pero comprar un Ragdoll (por bonitos que sean), me parece el equivalente a comprarse un esclavo clonado al que le han amputado la voluntad y hace lo que tú quieras. Es una injusticia como un castillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada, gracias por la visita y el comentario :-) Sí, ya sé que en Egipto existía Anubis, pero los gatos estaban de todas maneras por encima de los perros en cuestiones de preferencias, a pesar de que los perros domésticos ya existían en esa época. O al menos eso tengo entendido. (De todas maneras, a menudo exagero ciertos datos en mi blog por cuestiones humorísticas.)

      Yo también estoy en contra de las razas artificiales, ya sea de gatos o de perros, empezando porque la mayoría de las veces estas prácticas terminan causando problemas de salud (ya sea por la endogamia o por generar rasgos recesivos inconvenientes). Quien no sepa respetar la idiosincracia de un animal... que se busque otra cosa. Como un tamagotchi.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  9. Totalmente de acuerdo. Amo a todos los animales del mundo, adoro a los perros, son seres maravillosos y buenos, deseo el mejor trato para ellos por su amor incondicional. Pero los gatos son mi perdicion... me vuelven loca nada mas de verlos, los idolatro, los venero. Y particularmente a mi gata Lola la amo con toda mi alma, vivo para ella, es como mi Diosa... yo se, estoy un poco loca jaja. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la visita y el comentario :-) Yo también soy loca por los gatos. Incluso tengo varios "amigos" por el barrio, que saludo cuando salgo a caminar. ¡Besos! (para ti y tu gata Lola).

      Eliminar
  10. Hola Gissel, he llegado a tu blog buscando cosas de gatos y me ha encantado cómo has explicado por qué prefieres a los gatos sobre los perros, porque yo pienso lo mismo. Los perros me encantan, son unos animales fantásticos, ayudo a los abandonados siempre que puedo y me gusta mucho jugar con los perros de mis amigos y familiares, pero a la hora de convivir la forma de ser que tienen no es compatible con la mía, que es mucho más gatuna, jajaja, y por eso no me veo teniendo un perro en mi casa pero sí más de un gato.

    Además, que los gatos son animales que siempre me han fascinado en todos los sentidos. Y son adorables :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por la visita y el comentario :-) Y sí, algunos tenemos personalidades más compatibles con los gatos, aunque nos gusten también los perros. Y puestos en ello, ¡los gatos dominan YouTube!

      Eliminar

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.