INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

22 de mayo de 2011

MANO IZQUIERDA, MANO DERECHA

No lo había mencionado hasta ahora en este blog, pero soy zurda. Tiene sus ventajas y desventajas: las personas zurdas somos, en teoría, más creativas (se aplica en mi caso), lo cual resulta muy útil para lidiar con las desventajas de dicha condición, como usar tijeras o abrelatas diseñados para diestros. (Los abrelatas todavía me sacan de quicio.)

Sin embargo, hace unos años decidí que quería aprender a escribir con la mano derecha. Por las dudas. Es decir, nunca se sabe cuándo uno podría necesitar escribir con la mano opuesta; por ejemplo, en caso de que un tiburón se comiera tu brazo o de que un helicóptero fuera de control te cortase la mano como si la hubieras metido en una picadora de carne gigante (uh, tal vez deba escribir una escena de ese tipo para un relato macabro).

Al principio no me fue muy bien. Mi cerebro llevaba demasiados años acostumbrado usar la mano izquierda para escribir, y mi caligrafía con la mano derecha era tan irregular como un montón de insectos aplastados al azar sobre el papel. Poco a poco, sin embargo, fui mejorando, y hoy en día escribo pasablemente bien con la derecha, aunque sin demasiada fluidez. (Ya pueden venir a mí esos tiburones y helicópteros descontrolados. Estoy lista.)

Mi caligrafía con la mano derecha sigue sin parecerse del todo a la caligrafía con la mano izquierda, por lo que un día se me ocurrió hacer un experimento: como mi prima se había aficionado a la grafología, le pasé muestras de ambas escrituras sin decirle que venían de la misma persona. Y debo decir que los resultados me sorprendieron un poco...

Con la escritura de la mano izquierda estaba todo bien: el estudio decía que soy una persona optimista, enérgica, bondadosa, ordenada y racional, pero al mismo tiempo con mucha imaginación.

Y luego vino el estudio sobre la escritura de la mano derecha... el cual decía, básicamente, que soy una persona inestable, algo perversa, irracional y quizás hasta psicópata.

¿¿QUÉ QUÉ QUÉ??

Me pasé el resto del día sumida en un estado de absoluta confusión. ¿O sea que había dos personalidades distintas conviviendo en mi interior según la mano que usara para escribir? ¿Dos versiones opuestas de Gissel Escudero, algo así como la doctora Jekyll y la señorita Hyde? ¡Ay, caramba! ¡Y yo sin enterarme hasta ese momento! Aunque... bueno, pensándolo bien, siempre he tenido aficiones y pensamientos contradictorios. Me gustan las historietas de Disney y los libros y películas de horror. Respeto las leyes, pero de vez en cuando me pregunto qué tal sería decapitar a alguien (varios políticos tarúpidos de mi país, por ejemplo, o mi podrida y tacaña vecina de al lado). Me gustan las películas donde la sangre salpica para todos lados, como Kill Bill o 300.

Mmmm... ¡la idea de que hubiera dos Gissel opuestas viviendo dentro de mí ya no parecía tan extraña! Por un lado una Gissel buena que escribe sobre gatitos, niños y mariposas, y por el otro una Gissel medio perversa que escribe sobre masacres y monstruos y que, ¡uuhhhh!, ¡quizás hasta se atrevería a usar ropa sexy y botas de tacón alto para patear con ellos a quien se lo merezca (o no)! ¡Algo así como esto!:


Entonces pensé: ¡pues no pinta mal la cosa! Total, ¡las chicas buenas van al cielo pero las malas se divierten más! ¡Y yo podría tener las dos cosas en un mismo paquete!

¡Yipiiiii!

Por desgracia, y cuando ya estaba haciendo planes para sacar provecho de mi doble personalidad, mi prima me confesó que en realidad había improvisado todo el análisis grafológico y que yo no debía tomar en serio nada de lo que había dicho.

Maldición >:-/

G. E.

PD: Por cierto, habrán notado que mi yo diestra también tiene tetas más grandes. En realidad no hacía falta que las tuviera, pero la palabra "tetas" es estupenda para derivar tráfico al blog :-P (Cuestiones de search engine optimization.)
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

6 comentarios:

  1. Es duro eso de intentar aprender a escribir con la mano derecha para los zurdos. En serio, también soy zurdo, también tengo una letra malísima con la mano derecha y también considero que mi enemigo natural son los abrelatas... xD

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por la visita! Y sí, los abrelatas para diestros son un incordio. Los zurdos deberíamos sindicalizarnos y exigir nuestros derechos... o poner una tienda de cosas para zurdos como la de Ned Flanders :-D

    ResponderEliminar
  3. Pues yo me informé un poco sobre el legado cultural de los zurdos, y la verdad, si los judíos se quejan por el trato que su pueblo ha recibido a lo largo de la historia, podrían aprender a perdonar como los zurdos, porque había cada burrada...
    Oh, y no hace falta que me des las gracias, es un placer xD.

    ResponderEliminar
  4. Pues mirémoslo de esta manera: Bart Simpson y el presidente Obama son zurdos. ¡Poco a poco vamos conquistando el mundo! :-) Por cierto: una tía mía se crió en un pueblo donde a los niños les pegaban para que no escribieran con la izquierda. Ya ves que estoy informada sobre ese molesto asunto de la discriminación... :-P

    ResponderEliminar
  5. Interesante entrada. Sinceramente creo que soy incapaz de escribir con la izquierda. Pero por necesidad, lo intentaría sin dudarlo. Ser zurdo o pelirrojo en el pasado... Un problema. ¡Hay los humanos!
    Un saludo Gissel.

    ResponderEliminar
  6. Me alegra que te haya parecido interesante, Pilar :-) Escribir con la mano opuesta es DIFICILÍSIMO, me llevó AÑOS hacerlo con cierta facilidad. Menos mal que no había coacción de por medio :-P Besotes.

    ResponderEliminar

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.