INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. CORAZÓN DE VERANO - Una niña elfa invernal le compra a un mercader algo que cambia todo su mundo: un hada del verano. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

22 de enero de 2011

RAPUN-SSEL

Hace unos días fui a ver Enredados, ya saben, la nueva peli de Disney sobre Rapunzel. ¡Y me gustó mucho! No sé si habrán leído la historia original, pero es bastante tonta: Rapunzel vive encerrada en una torre y usa el pelo para que suban su madrastra y el príncipe, pero ella misma no sabe cómo bajarse. Como dicen los gringos, duh! En fin, la Rapunzel de la peli es bastante más inteligente, y si se queda en la torre es más bien por una especie de trauma psicológico causado por su malvada madrastra. Pero Rapunzel consigue superar el trauma y, armada con una sartén (que demuestra ser un arma sumamente útil), baja de la torre para encontrar su destino.

En fin, después de la peli me puse a imaginar cómo sería mi vida si yo tuviera la melena de Rapunzel. Bueno, mi cabellera tendría que ser más larga porque soy un poco mayor; si la de Rapunzel medía 21 metros a sus dieciocho años, la mía debería de medir... eh... más de 21 metros (puedo sacar la cuenta; lo que pasa es que no quiero dar pistas sobre mi edad :-P).

Gracias al poder de la imaginación, ¡plin!, de pronto ya tenía mi súper melena.


No está mal, ¿eh? Y con sartén y todo :-D Lo único que no añadí a la imagen mental fue el vestido rosa de Rapunzel, puesto que no me gusta vestir de rosa (es demasiado Barbie).

Una vez imaginada mi melena, empecé a convivir con ella. Al principio iba bien, pero luego descubrí que había olvidado un detalle importante: mi pelo no es lacio y sedoso, sino... mmm, digamos que es psicótico-rebelde, especialmente en días húmedos. Y como los días húmedos son la norma aquí en Montevideo, de pronto mi fabulosa cabellera se convirtió en una especie de monstruo fuera de control.


Uf. Qué lío. De pronto ya no podía ver por dónde iba, y mi cabellera se atascó en cuatro columnas y varios arbustos. Encima, los pajaritos comenzaron a anidar en ella, y el lavado de pelo se volvió una tarea hercúlea (como si no lo fuera antes del cambio). Tenía que hacer algo al respecto, así que tomé cuatro peines y cinco cepillos y me apliqué a la tarea de ordenar mi larguísima cabellera (algunos peines y cepillos desaparecieron en el proceso, seguramente devorados por la masa capilar).


Eh... bien, después de mirarme al espejo decidí que no me veía mucho mejor. Parecía una versión exagerada de María Antonieta :-P Además, aún no había enganchado a ningún príncipe ni simpático ladrón con mi cabellera, y dado que no vivo encerrada en una torre, tampoco me servía para bajar de ella.

Decidí cortar por lo sano. Literalmente. Tomé unas tijeras y ¡listo!, adiós cabellera. Vendí los pelos a una tienda de confección de pelucas y usé el dinero para comprarme un iPhone, una memoria USB, unas zapatillas de deporte Reebok y cinco litros de helado de chocolate (es que era mucho cabello, dio para hacer 329 pelucas; imagino que habrá muchos calvos felices después de esto).


Y si a algún príncipe se le ocurre venir a rescatarme de mi torre azotea... pues que vaya a la ferretería y compre una escalera.

G. E.
-----

Si te gustó este artículo, ¡compártelo en tus redes sociales! ¡Gracias!

4 comentarios:

  1. Qué bonita! jeje me he partido el culo de risa. Lo tuyo si que es un cuento de hadas y lo demás es tontería.Tus dibujos son la caña, pero con el que más me he reído ha sido con el 2º que pareces la versión femenina del tío ESO de la Familia Adams. Una locura genialmente divertida, te lo digo en serio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Luismi! Me divierto haciendo esos dibujitos, por cierto :-D De ESO ya me disfracé en Halloween, antes de decidirme por un atuendo de bruja :-)

      Eliminar
  2. Hola
    Yo tambien adore esa pelicula, pero creo que la razon por la que Rapunzel podia tener esa enorme cabellera es porque ella se pasaba las horas muertas cepillandolo (yo tambien pareceria ESO de la familia Adams, jajajaja) Besitos de chocolate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, en el lugar de Rapunzel yo habría llevado el cabello enrollado a la cintura, en lugar de arrastrarlo por ahí :-D No era muy higiénico que digamos... Besos para ti también y gracias por el comentario :-)

      Eliminar

ADVERTENCIA SOBRE LOS COMENTARIOS

Si quieres comentar algo sobre esta entrada, ¡adelante! Autorizo todos los comentarios siempre y cuando no sean a) propaganda o b) insultos. No recopilo datos sobre quienes comentan. Si te preocupa lo que el servidor de este blog pueda hacer con tus datos, lee la política de privacidad de Google y/o comenta en forma anónima (puedes usar un seudónimo como firma). Te recomiendo no poner tu dirección de correo electrónico; para algo anoté la mía en la página NO CLIQUEAR AQUÍ, en caso de que necesites contactarme en privado. ¡Besos y gracias!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

La autora de este blog no recopila datos sobre sus visitantes. Sin embargo, Google/Blogger, los intermediarios que figuran aquí para la venta de libros y otros productos, así como Google Analytics (que la autora emplea solamente para analizar el tráfico del blog a nivel estadístico, no para averiguar el paradero de nadie, porque a decir verdad le importa un pito dónde viva cada quién), sí pueden almacenar algunos datos en forma temporal o definitiva (esto último en caso de que alguien se haga una cuenta para comprar algo). La autora recomienda leer sus respectivas políticas de privacidad antes de usarlos. En el caso de los servicios comerciales (PayPal, Amazon, RedBubble y demás), la autora ha verificado su reputación para asegurarse de que no fastidien a nadie (en caso de que fastidien a alguien, pos vengan y avisen a fin de que la autora pueda pasar sus productos a servicios más confiables). Algunos vínculos en este blog son enlaces de afiliado que generan cookies temporales. No hay intenciones malignas detrás de eso; es para que la autora reciba la comisión correspondiente en caso de que se concrete una venta (la autora no sólo tiene que comer, sino también alimentar a su gato). Listo. Fin del texto destinado a calmar la paranoia sobre la privacidad de los datos. Ahora usen el sentido común y no pongan información sensible en lugares inadecuados (ejem-Facebook-ejem).

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada completa del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación, ¡incluyendo los dibujitos! Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción por partida doble (primero en una ventana emergente y luego haciendo clic en el vínculo que te llegará por correo electrónico). Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás cancelar tu suscripción cuando quieras, además. El servicio donde se almacenan las direcciones pertenece a Google, cuya política de privacidad puedes leer aquí.

Datos personales

Mi foto
Soy una mujer de intereses variados, incluyendo el chocolate, los dragones, la películas de superhéroes y las novelas de horror. Escribo porque no concibo la vida sin escribir.