Compré mi primera impresora en 1996: una HP 400 a la que en su momento bauticé Susanita, ya que el disco duro de mi primera computadora tení...

LA IMPRESORA CONTRAATACA

Compré mi primera impresora en 1996: una HP 400 a la que en su momento bauticé Susanita, ya que el disco duro de mi primera computadora tenía la etiqueta Mafalda :-)

Por desgracia, los precios de los cartuchos se fueron por las nubes, y como últimamente no encontraba cartuchos compatibles, hice algo que raras veces hago: compré una impresora nueva a pesar de que Susanita todavía funciona. En general la regla en mi casa es que no se compra un electrodoméstico nuevo mientras su homólogo no esté muerto y enterrado (figurativamente hablando, porque otra regla es apostar al reciclaje de la basura electrónica).

La nueva impresora es una láser. Toda negra, así que el nombre lógico para ella era... Darth Vader :-D

(Insertar marcha del Imperio Galáctico.)

¡Me gusta! Claro que el manual tiene ochocientas advertencias sobre lo que NO debo hacer con la impresora, lo cual me hace temer que, si meto la pata, sufriré una muerte rápida y dolorosa.


Lo bueno de la impresora láser con respecto a la de tinta es que imprime MUCHO más rápido. Diría que más bien dispara las páginas a toda velocidad.


Como sea, estoy contenta con la impresora. No espero que dure tanto como la otra, pero sí que sobreviva un par de años a la garantía (es poco probable; la etiqueta dice "Made in China").


Adoro la tecnología moderna.


Ya, ya, no llores, Susanita. Te pondré en el armario con mi cámara analógica. Seguro que ustedes tendrán mucho de qué hablar. ¿Quieres un pañuelo para tus lágrimas de tinta?

G. E.

2 comentarios:

  1. XDDDD Muy bueno!!!! Siempre me acuerdo de cosas como Toy Story o antes de ellos recuerdo tambien algo de que los juguete cobraban vida...

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! No sé si mi impresora tendrá vida, pero me divertí imaginándola así :-D

    ResponderEliminar

Ir arriba