Tal vez hayan notado que, cuando hago un dibujito de mí en el interior de mi casa, las paredes son de un color azul grisáceo y el piso de co...

Tal vez hayan notado que, cuando hago un dibujito de mí en el interior de mi casa, las paredes son de un color azul grisáceo y el piso de color crema. Eso se ajusta más o menos a la realidad, excepto que el piso de mi casa no es de un color crema homogéneo sino esta monstruosidad:


NO TENGO UN VOCABULARIO LO BASTANTE INCENDIARIO PARA DESCRIBIR LO MUCHO QUE ODIO EL MALDITO PISO DE MI CASA. TENDRÍA QUE USAR TODAS MIS PALABROTAS E INVENTARME UNAS CUANTAS MÁS TAN HORRENDAS QUE GOOGLE VENDRÍA DE INMEDIATO A CANCELARME EL BLOG.

Uf. El problema no es que me disguste el aspecto de las baldosas en sí, y como piso funciona bien en el sentido de que evita que caigamos al subsuelo o al infierno. Pero... ¿SABEN LO RECONTRA MEGA DIFÍCIL QUE RESULTA ENCONTRAR CUALQUIER COSA EN UN PISO ASÍ? Básicamente es como una jungla, dado que tantísimas cosas se pueden camuflar en él. Cada baldosa tiene un diseño diferente, encima, de modo que un objeto caído en ellas no rompe ningún patrón (soy buena para detectar irregularidades en un patrón).

Puestos en ello, ¡algunas cosas nunca vuelven a aparecer! ¡Es como si el maldito piso tuviera una especie de portal a otra dimensión! (¿tal vez como las lavadoras de ropa que devoran calcetines?).

¿Pueden ver los tres pequeños objetos que deposité sobre las baldosas antes de sacar esta foto? ¡Porque yo ya no! ¡¡AAARRRGGGHHH!!

Lo único bueno de este tipo de piso es que, si uno está en el inodoro y no va a salir de ahí por un rato (fibra en la dieta, gente, eso se arregla con fibra en la dieta), es posible jugar a buscar figuras en las baldosas como si de constelaciones se tratara.

¡Miren, un león!

Por ahora no tengo planes de mudarme, pero si llegara a hacerlo en algún momento, ¡les juro que el diseño del piso será un factor muy importante a la hora de escoger mi nueva vivienda! ¡Aunque seguro que cualquier otro piso será menos horrible que el actual!

¡Sí, por fin un piso decenteeee!

¿Qué me dicen? ¿Se volverían locos también con un piso como el de mi casa?

G. E.

PD: No, no dibujé el león en el piso de mi casa, se lo añadí digitalmente a la foto. Pero un día de éstos igual voy y le dibujo encima. Total, peor no va a quedar, ¿verdad?

Es triste que tenga que estar escribiendo un tercer artículo sobre este tema (los otros dos están aquí y aquí ), pero como el problema s...


Es triste que tenga que estar escribiendo un tercer artículo sobre este tema (los otros dos están aquí y aquí), pero como el problema sigue, pues mi enfado también.

Ahora mismito mi enojo se debe a dos conceptos erróneos que las personas no dejan de repetir: 1) "el acoso hace más fuertes a los niños" y 2) "hay que enseñar a los niños a que devuelvan los golpes".

Ahora viene una larga explicación sobre por qué esos dos conceptos son un disparate del carajo. Agárrense de algo, es posible que use palabrotas.

¡NO, EL ACOSO NO FORTALECE!

Es cierto que no hay que proteger a un crío de todos los conflictos. Es cierto que hay cosas que tendrá que aprender a solucionar por su cuenta.

¡¡PERO EL ACOSO ESCOLAR NO ES UNA DE ESAS COSAS, DEMONIOS!!

Pretender que un niño o adolescente víctima de acoso escolar resuelva el problema es como pretender que una víctima de violación rastree y detenga a los violadores. Sí, sé que la comparación es bastante fuerte, pero hoy en día HAY NIÑOS Y ADOLESCENTES QUE SE SUICIDAN DEBIDO AL ACOSO ESCOLAR. La cosa ya no es tan simple como "uh, te insultaron por bajito, no les des bola". El problema ha evolucionado para peor. MUCHO PEOR.

¿Y saben cuál es la causa del problema y su empeoramiento? PUTOS ADULTOS QUE NO HACEN SU PUTO TRABAJO.

A ver si queda bastante claro: UN NIÑO NO ESTÁ CAPACITADO PARA LIDIAR CON AGRESIONES VERBALES/FÍSICAS CONSTANTES. No tiene las herramientas emocionales. Puede incluso no tener la capacidad física para defenderse, en caso de sufrir una discapacidad o ser víctima de acoso por parte de críos más grandes.

Por desgracia, vivimos ahora mismo en una sociedad en la que muchos padres no se molestan en reprender las malas acciones de sus hijos (en serio, ¿cómo permiten algunos que sus críos destrocen todo en un supermercado?), y en la que el sistema educativo prefiere ignorar o incluso CASTIGAR a las víctimas de acoso (por ejemplo, expulsa al niño acosado que se defiende en lugar de obligar a los padres del niño acosador a mandar a su vástago a un terapeuta). También es posible que en algunos colegios ¡ni siquiera permitan a los docentes contener físicamente a los alumnos que están cometiendo una agresión! (Esto no se cuestionaba cuando yo era chica: si dos niños se estaban golpeando en el recreo, las maestras acudían en grupo y los separaban, punto, penitencia para todos los involucrados.)

"A mí me hicieron bullying y eso me fortaleció", dicen algunos. PUES ME ALEGRO MUCHO, PERO ESO NO CAMBIA NADA PARA LOS DEMÁS, LEÑE. Básicamente es como decir "yo no estaba usando el cinturón de seguridad y no me pasó nada cuando choqué con el auto"... mientras que otra gente sale despedida por el parabrisas y muere o queda con lesiones permanentes.

El impacto del acoso es real, se ha medido. Tomar como modelo a las pocas personas que se consideran fortalecidas por la experiencia es recurrir al sesgo del superviviente. Adivinen qué: quienes se han suicidado debido al acoso no están aquí para contar lo mal que les fue, y quienes quedaron con secuelas no van a hablar mucho del tema, ya sea porque les da vergüenza o porque tienen que lidiar ahora con problemas de ansiedad o lo que sea.

Y en serio, ¿para qué hacer el experimento con los críos, a ver cuál sobrevive y cuál no? ¿Qué somos, padres antivacunas? "A mi nene no lo vacuné, sufrió sarampión y se recuperó sin problemas, así que el sarampión no es tan serio como lo pintan"... dice la madre antivacunas cuyo crío no tuvo la mala suerte de ser hospitalizado y morir de una encefalitis causada por el virus, o de quedar con alguna secuela por el resto de su vida.

EL BULLYING OCURRE CUANDO UN MONTÓN DE ADULTOS NEGLIGENTES PERMITEN QUE UN NIÑO/ADOLESCENTE VULNERABLE SUFRA LAS CONSECUENCIAS DE DICHA NEGLIGENCIA. Es hora de acabar con esto. HOY.

¡NO, MÁS VIOLENCIA NO ES LA SOLUCIÓN!

Para empezar, es que gran parte del acoso escolar ni siquiera es físico sino verbal. ¿En serio queremos enseñar a los críos que hay que parar los insultos a golpes? ¿U obligar a un crío a defenderse a golpes de una agresión física, en lugar de que los adultos intervengan para frenar el acoso? Una cosa es que una persona decida aprender técnicas de defensa para protegerse de los asaltantes en la vía pública, OTRA COSA MUY DISTINTA ES PRETENDER QUE UN NIÑO SE EXPONGA A LESIONES O CAUSE LESIONES A OTROS NIÑOS DEBIDO A LA FALTA DE INTERÉS DE LOS ADULTOS POR CONTROLAR A LOS AGRESORES. ¡Que no vivimos en una maldita selva, gente! ¡La idea es bajar los niveles de violencia en el mundo, no preservarlos!

Esto es lo que pasa cuando se le dice a un crío que se defienda en lugar de defenderlo nosotros: 1) le estamos cargando al niño acosado un problema que en realidad deberían resolver los padres del acosador y/o los docentes (generándole en consecuencia una tremenda desconfianza en las autoridades), y 2) el acosador quizás deje de molestar al crío que se defienda... pero no dejará de ser un acosador, y lo más probable es que simplemente cambie su víctima por una más vulnerable.

Vamos, que se desatiende la otra mitad del problema: LA SALUD MENTAL DEL CRÍO ACOSADOR. Sí, quizás alguno se reforme por sí solo con el tiempo, PERO MUCHOS OTROS NO, cosa que también se ha medido. Un acosador puede convertirse después en un criminal, un esposo golpeador, un jefe abusivo, un colega tóxico o un policía como el que mató a George Floyd poniéndole la rodilla en el cuello. ¿Queremos eso? ¿DE VERDAD QUEREMOS ESO? YO NO.

¿Qué sentido tiene quejarse de que el mundo está mal si, en lugar de educar a los niños como seres civilizados, les permitimos perpetuar el ciclo de víctimas y victimarios? ¡ASÍ NO SE ARREGLA NADA, JODER!

Es hora de que los adultos en posición de hacer algo HAGAN ALGO DE UNA PUÑETERA VEZ. A ver si entre todos empezamos a mover el carro en esa dirección, ¿sí? Ya han sufrido (¡y muerto!) demasiados chicos.

G. E.

PD: Hay otro artículo (éste en español) sobre el tema aquí, resumiendo las consecuencias del acoso tanto para la víctima como para el acosador.

VÍNCULO DE LA IMAGEN EN PIXABAY
https://pixabay.com/photos/bullying-child-finger-suggest-3362025/

Algunas películas son tan, pero tan malas que ¡accidentalmente terminan siendo buenas! Eso fue lo que me pasó con la del título (véase la pa...

Algunas películas son tan, pero tan malas que ¡accidentalmente terminan siendo buenas! Eso fue lo que me pasó con la del título (véase la parte tachada, no lo que agregué yo por traviesa). La pillé en el cable por casualidad, vi el año de producción (1989) y pensé "qué diablos, ha de ser tonta pero entretenida". ¡Y no me equivoqué!

Para empezar, miren nada más la portada del DVD:

¡Arrr, soy el gran navegante de los siete mares, miren cómo sostengo mi espada apuntando al suelo mientras exhibo mis increíbles pechugas y miro a no sé donde con cara héroe forzudo estilo Schwarzenneger pero más sobreactuado!

Bien por el fotógrafo que le pidió a Lou Ferrigno semejante pose disparatada :-D Aparte de lo anterior, tenemos al villano de la peli asomando por encima del prota con un turbante negro y ojos desorbitados de malo maloso. Esto ya anuncia de buenas a primeras que la película será súper cutre, ¡y desde luego que no decepciona!

El póster original es un poquito menos tonto pero sigue haciendo bastante gracia:

¡Hola, soy Simbad, un simpático héroe con músculos a reventar, un lindo peinado ochentero y una espada bien grandota!

[Ahora se viene mi destripe de la película. Pueden ir a mirarla primero o seguir leyendo y mirarla después; no creo que importe el orden.]

La película arranca en la época actual (= el año en que se filmó), con una madre leyéndole a su hija las aventuras de Simbad. O sea, a lo largo de toooda la película toca aguantar periódicamente la voz de dicha mamá, un recurso típico de tiempos pasados cuando los productores no tenían suficiente dinero para mostrar en lugar de contar. (Lo perdono en los cortos de la Pantera Rosa y las películas de George de la jungla porque el narrador es gracioso y los personajes se pelean con él.)

En fin, ya dentro de la historia de Simbad vemos que, en el palacio de la ciudad de Basra (muy bonito, por cierto; seguro que filmaron esa parte en un escenario real), el malvado visir Jaffar hipnotiza al califa y captura a la princesa Alina a fin de casarse con ella. Esperen, ¿qué? ¡Esto me suena de algo! ¡Ejem, Disney!, ¿no te bastó con plagiar la serie de Kimba, el león blanco? ¡Deshonor sobre ti y tu vaca ratón! Oh, bueno, menos mal que ahí se acaban las similitudes en la trama. El visir es súper caucásico (actor británico), malamente disimulado por un maquillaje que le da un color entre moreno y rojizo, como si hubiera comido chiles picantes. A la princesa (una actriz italiana) la dejaron blanquita como la leche, en cambio, porque ya se sabe que blanco = bueno y moreno = malo (para los estándares racistas de tantísimas películas viejas e incluso nuevas).

Llega entonces a Basra el navegante Simbad junto con su tripulación, la cual incluye al príncipe del que está enamorado la princesa (cuyo nombre es Alí, EJEM DE NUEVO, DISNEY). De ahí en adelante es difícil ignorar las tremendas pechugas de Lou Ferrigno cada vez que lo muestran a él de frente, ya que en verdad son ENORMES, más que las de Dwayne Johnson. Tal vez deberían haber tenido su propia película fantástica, no sé, algo como Furia de los pectorales o Los pectorales bárbaros.

¿En qué estaba? Ah, sí, Simbad y su tripulación desembarcan en Basra y van al palacio a fin de que el príncipe se reúna con la princesa. El príncipe tiene pinta de metrosexual y encima va vestido con lo que parece un disfraz de príncipe de cuento de hadas. Simbad, a su vez, lleva un chaleco y unas calzas púrpura brillantes muy, muy ajustadas (supongo que para permitirnos apreciar las fortachonas piernotas de Lou, lo cual no es malo, en realidad; digo, bienvenido sea todo lo que nos distraiga un poco de sus pechugas). La tripulación cuenta también con un guerrero asiático vestido igualmente de forma súper colorida, tal que el faldón de su atuendo parece la bandera del orgullo LGBT+ (dicho guerrero pronuncia todo con L en lugar de R, sabe artes marciales, cita a Confucio y tiene un peinado con forma de cuerno, POR SUPUESTO). El tripulante vikingo es un tipazo grandote semidesnudo, con cabellera (¿o peluca?) rubia y un mazo que a todas luces es de utilería. Y bueno, es que no tenían presupuesto para armas reales tampoco (ni camisas).

Simbad nota que algo anda mal. Viéndose amenazado, Jaffar activa una trampilla igualita a la del señor Burns y ¡plof!, nuestro héroe va a caer a un foso lleno de serpientes. ¡No hay problema! Simbad convence a las serpientes de que no lo ataquen (whaaaa??), las ata para formar una cuerda (¡eh, eso es maltrato animal!) y escapa así del foso :-D Mientras tanto, la tripulación también ha ido a parar a las mazmorras para su tortura. Al compañero calvo de Simbad lo ponen sobre un tanque lleno de pirañas. "Las pirañas prefieren a los calvos porque no les gusta que se les atore pelo en los dientes", dice el torturador, y de nada sirve que su víctima le responda: "¡Pero yo tengo barba!" (un tercio de los diálogos en la peli son así de tontunos, casi a lo Mel Brooks).

Creyéndose a salvo, Jaffar arrastra a la princesa Alina a su laboratorio (¡el Jafar de Aladdín también tiene un laboratorio, Disney!, ¡deshonor ahora sobre tu pato!) y la aprisiona en un aparato acrílico con tubos llenos de fluido. ¿Qué qué qué? Supuestamente el aparato es para debilitar la voluntad de la princesa. Aparte de eso, Jaffar teletransporta a lugares remotos cuatro de las cinco gemas mágicas sagradas del reino (las cuales se parecen bastante a esas bolas de goma transparentes con protuberancias que se venden como juguetes para mascotas... o tal vez al coronavirus). Ahora Simbad y su tripulación deben recuperar los cuatro MacGuffins las cuatro gemas a fin de vencer a Jaffar y devolver el bienestar al reino. Bieeen, ya tenemos algo así como un conflicto en la trama (no todo iba a ser enfocar las pechugas de Lou).

Como era de esperarse, Jaffar tiene en su laboratorio una especie de pantalla mágica para observar a Aladdín Simbad y su tripulación, de modo que envía seres demoníacos a atacar el barco. Los demonios son bastante cutres y la pelea que sigue a continuación es bastante cutre también, pero divierte de todas maneras, ya que termina con Simbad arrancándole el corazón al demonio. Un corazón ¡CON CARA! (algo que podría haber salido de la peli Evil Dead 2, por ejemplo).

Bien, después de la pelea en el barco, Simbad y su tripulación van a una isla a consultar al Oráculo a fin de averiguar dónde están las cuatro gemas perdidas. Luego viajan a otra isla con forma de calavera (pos claro; siempre tiene que haber una isla con forma de calavera); una vez ahí, Simbad destruye en una cueva un monstruo rocoso de aspecto tan amenazador como un pisapapeles, obteniendo así la primera de las gemas.

Nota: las caras de Lou Ferrigno en las peleas no tienen precio, ya que cada vez pone la misma expresión súper exagerada de "¡grrrr, soy un héroe muy forzudo, miren cómo rompo todo con mis fabulosos bíceps!" (igualito que cuando hacía de Hulk pero menos verde).

Simbad y su tripulación se dirigen ahora a la isla de las amazonas, las cuales lucen tan maquilladas y enceradas como para entrar a un concurso de belleza (al parecer en dicha isla no hay enfermedades tropicales, parásitos, problemas de abastecimiento de comida ni algo tan simple como humedad ambiental; la verdad, hasta dan ganas de mudarse ahí). Encima, atacan a los marinos haciendo unas proezas gimnásticas al estilo Simone Biles. En pocos minutos atrapan a casi toda la tripulación de Simbad (al príncipe Alí lo duermen con un dardo en el culo, je je); el capitán, mientras tanto, se encuentra con la reina de las amazonas, una hermosa mujer negra (también maquillada y encerada) con tanto oro encima como para aparecer en el videoclip de algún rapero. La narradora larga algo así como "Simbad quedó cautivado por la gran belleza de la reina Farida", blablablá, por qué sigues hablando, narradora, no estás aportando nada a la historia (insertar expresión mía poniendo los ojos en blanco con cara de divertida paciencia).

Mientras tanto, en el palacio, resulta que el visir Jaffar tiene una cómplice: una rubia (corte de pelo ochentero, of course) con cuerpo de fisicoculturista y atuendo de dominatriz. La pobre no tiene mucho papel durante el resto de la película pero se burla constantemente de Jaffar, lo cual aporta su granito de arena a la tontería general de la trama. Quien tampoco tiene mucho papel es la princesa, atrapada el 90% la peli en el aparato del laboratorio. Asumo que a la actriz no le gustó mucho eso, ya que después protagonizó Fantaghirò, la cual va de otra princesa que se disfraza de hombre para salvar su reino (muy buena, la recomiendo).

Volviendo a la isla de las amazonas, Simbad está tan hipnotizado por la guapa reina cargada de oro que no escucha las súplicas de sus amigos capturados. No todo está perdido, sin embargo, ya que dos tripulantes (un médico calvo y un enano) se quedaron en la nave. Presintiendo que algo está mal, ellos bajan a la isla a ayudar y encuentran a Simbad todo baboso contemplando el baile sexy de la reina Farida. Le arrojan a su capitán una poción para librarlo del hechizo, y entonces Simbad le arrebata a Farida la segunda gema mágica, convirtiendo a la guapa mujer negra en una anciana caucásica con la cara pintada de marrón (¿En serio?, ¿no había en toda Italia una sola señora negra que pudieran contratar para la peli? ¡Pffff!) Los marinos regresan a su barco.

Como Jaffar aún puede ver todo con su pantalla mágica, lo que hace a continuación es convocar en forma grandilocuente unos poderosos "vientos de destrucción" para encallar la nave de Simbad en la Isla de la Muerte (uuuuh, ese nombre promete, ¿verdad?).

Ya en la mencionada isla, la presencia de los forasteros provoca que cientos de caballeros medievales muertos cobren vida y ataquen. Dan tanto miedo como el Hombre de Hojalata de El Mago de Oz. Simbad y sus tripulantes los rompen y aplastan como si fueran latas de aluminio en otra pelea bien cutre (lo único que no es cutre son los caballos de carne y hueso de los caballeros medievales, los cuales no llevan maquillaje macabro ni nada porque sin duda ese presupuesto lo gastaron en las amazonas).

Los ojos de Jaffar, quien a estas alturas está cómicamente enfadado (la mujerota fisicoculturista no deja de hacerle pullas), se encienden como los del X-Men Cyclops. El hechicero hace que la nave de Simbad se marche de la isla llevándose a la tripulación, de modo que su capitán queda solo y a merced del Rey Fantasma. Una vez más, ¡no hay problema!, ya que nada puede vencer las pechugas y bíceps de Lou :-) (ojalá tuviera algo así a mano para ayudarme con las reparaciones domésticas; me he cansado de empujar muebles de un lado a otro usando las piernas).

Simbad tiene ahora tres de las cuatro gemas perdidas (la tercera se la sacó al Rey Fantasma) pero está varado en la Isla de la Muerte. Aparece entonces una joven pelirroja (a estas alturas no sorprende que también esté súper maquillada) junto con su padre, un tipo excéntrico con un bigote a lo Salvador Dalí al que no se le entiende nada de lo que dice. El vestuario de ambos es hermosamente carnavalesco. La joven se llama Kira y su padre Nadir. Ella cuenta que los dos también están varados en la isla, y que la misma era bonita hasta que Jaffar les envió algo: la cuarta gema. Simbad y Kira van a un pueblo que parece estar lleno de leprosos, los cuales atacan. Simbad reparte golpes, Kira también (muy a lo princesa Fiona; la chica tiene carácter, me gusta), pero los espectros se llevan a la joven, de modo que Simbad tiene que ir a rescatarla. ¡Santas damiselas en peligro, Batman Lou!

Simbad corre a salvar a Fiona Kira, por supuesto, arrancando partes de los espectros como si fueran zombis de la serie The Walking Dead (puaj). Kira lo ve llegar y grita algo como "¡pégales, pégales!", lo cual hace que la dama me caiga todavía mejor :-D Simbad enfrenta entonces un nuevo monstruo, el cual es enorme, verde, baboso y un poco parecido al Grendel de la peli animada Beowulf. ¡Un monstruo que dispara rayos láser, encima! ¿Demasiado para los bíceps y pechugas de Lou? ¡Pues no!, ya que Simbad usa las tres gemas en su poder para convertir al monstruo, por medio de rayos láser también, en un charco pegajoso como de gremlin derretido.

A saber cómo, Simbad intuye que Jaffar lo está observando, así que mira a la cámara y le larga al hechicero algo así como "¡ja, estás perdiendo tu poder, Jaffar, te voy a ganar muy pronto!" (siempre poniendo cara de héroe forzudo con menos capacidad de actuación que cualquiera de mis zapatos).

Bueno, recuperadas al fin las cuatro gemas (la última estaba en el charco pegajoso, ugh, qué asco lo de levantarla sin guantes), Simbad, Fiona y Nadir suben al globo aerostático creado por este último. El globo necesita aire caliente, así que, no bromeo, SIMBAD LO INFLA A GOLPE DE SOPLIDOS (los pulmones de Lou han de ser tan musculosos como sus pechugas, si no cómo se explica). Con una música de fondo estilo paseo dominical (toda la banda sonora es igual de cutre que la película, por cierto, y no pega para nada con la historia), Simbad sopla que te sopla y finalmente el globo llega hasta el barco de nuestro héroe. ¡Bieeeen! :-) La tripulación entera hace una danza tonta y el vikingo baila con el guerrero asiático (lástima que no hicieran pareja, por eso de la falda con los colores del arco iris; habría sido un detalle muy adelantado a su época).

La nave los lleva a todos de nuevo al palacio, y Simbad, quien durante toda la búsqueda había llevado sus piernotas al aire, mágicamente vuelve a lucir sus calzas púrpura para la batalla final (pos claro, ya que no está bien entrar sin pantalones del tipo que sea a un palacio). Fiona Kira vuelve a repartir patadas, así que Simbad le larga un "estoy loco por ti" de lo más conmovedor. Ooooooooooou (corazoncitos corazoncitos).

Apenas Simbad llega al laboratorio de Jaffar, ¡éste lanza rayos al estilo Emperador Palpatine y lo encierra en una jaula eléctrica! ¡Qué horrooor! Nah, es broma, los bíceps de Lou pueden con eso también :-) Jaffar se pone entonces todo tétrico, "no te acerques, te estoy previniendo, voy a usar mi truco más devastador", y entonces...

Esperen, ¿adónde se fue la rubia ochentera fisicoculturista? Creí que le tocaría pelear con Simbad, pero de pronto ya no está por ninguna parte. ¿En serio la contrataron solamente para darle la lata a Jaffar? ¡Buuuu, qué desperdicio!

Eh... ¿dónde me había quedado? Ah, sí, el "truco más devastador" de Jaffar. El hechicero hace más gestos grandilocuentes, creando así ¡una copia de Simbad! ¡Más bíceps, pechugas y piernotas enfundadas en calzas púrpura, yuju!

Simbad pelea con Simbad (doble cantidad de expresiones sobreactuadas) y finalmente el Simbad real arroja su copia a un foso de lava que había en el laboratorio. Uh, ¡había un foso de lava además del aparato acrílico con tubos! Otro detalle loco de la película :-D A estas alturas ya me extraña que Jaffar no tuviera además un sirviente tipo Igor. O sea, si lo vamo' a hacer, vamo' a hacerlo bien, como decía Alberto Olmedo (un comediante argentino muy famoso en su momento).

Victorioso, Simbad devuelve las gemas a sus pedestales y libera de su prisión a la (francamente irrelevante) princesa, la cual se reúne a continuación con su (francamente irrelevante también) príncipe Alí. (Me habría encantado que el príncipe Alí y la rubia fisicoculturista se enamoraran uno del otro a primera vista y que después ella se retirara del laboratorio cargando al señorito en sus fuertes brazos; mucho más épico, ¿verdad?)

Amenazado por los héroes, Jaffar presenta su "renuncia" al califa... e inmediatamente después lo arrojan por la trampilla del señor Burns. ¡Adiós, Jaffarcito! Luego los héroes hacen una fiesta fiesta y asumo que Simbad se casó con la pelirroja buena onda. ¡Final feliz! (y la irrelevante narradora manda a dormir a su irrelevante hija, aunque me extraña que la nena no se durmiese antes debido al tono aburrido con el que su madre le leyó sus partes del guion de la peli).

En fin, es muy probable que vuelva a ver este despelote de película el día que la repitan. Es un clasicazo, en serio. Y ahora díganme, ¿los he animado a verla también? ¡No tengan miedo de confesarlo!

G. E.

PD: Esta peli no me gustó más que la animada, sin embargo, pero sí mucho más que la de Noé de Aronofsky.

Artículo relacionado: PELÍCULAS DISPARATADAS QUE ME ENCANTAN (1).

Aparte del bullying (del cual hablé aquí y aquí ), mi paso por la educación secundaria fue un largo, largo, largo período de aburrimiento ...

Aparte del bullying (del cual hablé aquí y aquí), mi paso por la educación secundaria fue un largo, largo, largo período de aburrimiento y de preguntarme constantemente para qué carajo me serviría lo que los profesores estaban enseñando. Debido a mi corta edad no tenía mucha experiencia sobre la vida ni el mundo, pero aun así me entró la fuerte sospecha de que mucha de la información que nos estaban obligando a estudiar era absolutamente innecesaria.

Esto. Es. Tan. Al pedo. Mátenme.

¿Y saben qué? Mis predicciones sobre lo que me resultaría útil o inservible en la vida adulta fueron bastante acertadas.

No, no me vengan con lo de "esa información sirve para desarrollar el cerebro, blablablá". Se puede desarrollar el cerebro de igual manera, o incluso mejor, con información útil, ahorrando de paso un montón de tiempo, por no hablar de que también bajaría la deserción estudiantil.

A ver, repitan conmigo: "Los programas de secundaria están obsoletos. Los programas de secundaria están obsoletos. Los programas de secundaria están obsoletos." No estaría escribiendo esta entrada si la cosa hubiera mejorado desde mi paso por el bachillerato, pero, considerando la falta de ciertos conocimientos que detecto hoy en día en gente más joven que yo, es obvio para mí que el problema no ha desaparecido. Menos mal que existe Google, ¡pero me inquieta que tengamos que usar Google cada cinco minutos para compensar las carencias de un sistema educativo defectuoso!

Para empezar, es que los propios profesores tienen que saber explicar cuál es la aplicación práctica de lo que están enseñando, en caso de que los estudiantes pregunten. Si la respuesta es "tienen que aprender esto para poder pasar el examen", entonces 1) el profesor está mal capacitado y hay que corregir eso o 2) la información realmente no le servirá de nada en el futuro al alumno, en cuyo caso no estaría mal sustituirla por algo que sí tuviera alguna utilidad.

Por ejemplo: en las clases de física nos obligaban a calcular repetidamente movimientos de objetos con formas geométricas en un entorno sin rozamiento. Dejando incluso de lado que yo había elegido la orientación de medicina para los dos últimos años del bachillerato, dichos cálculos ¡ni siquiera aplican a situaciones bajo la atmósfera de este planeta! (me explico: los entornos sin rozamiento sólo existen en el espacio exterior o los laboratorios avanzados de física). ¿Nos vieron cara de astronautas o qué? (bueno, algunos alumnos sí vivían en la Luna, metafóricamente hablando, pero yo sí prestaba atención en clase). A ver, ¿y si en lugar de eso nos hubieran enseñado más sobre las fuerzas que intervienen en una colisión, lo cual es de suma importancia en medicina humana o veterinaria debido a los accidentes domésticos o de tránsito? ¿Explotando cosas de vez en cuando en un laboratorio, de paso, como hacían en el programa Mythbusters?

Otro ejemplo: matemáticas en sexto año (todavía en orientación de medicina), las cuales consistieron en resolver hasta el cansancio ecuaciones de segundo y tercer grado (con sus respectivas y estúpidas derivadas, cuyo propósito no ha sabido explicarme nadie todavía). ¿Aplicación para eso en medicina humana o veterinaria? ¡Ninguna! Matemáticas que sí hacen falta en dichas profesiones: estadística, contabilidad (para mantener un consultorio) y... simples reglas de tres. Por no hablar de un poco de costura (útil para la ropa y también para las heridas).

La enseñanza del idioma español es un desastre ahora mismo (basta con echar un vistazo a las redes sociales para ver aberraciones como "aver" en lugar de "haber" o "lla" en lugar de "ya"), y las clases de literatura no ayudan mucho en el sentido de que los textos elegidos más bien asesinan el interés de los alumnos por la lectura en lugar de fomentarlo. (Lo siento, es que me parece más urgente fomentar el gusto por la lectura que enseñar a los alumnos la importancia de tal o cual aburridísima obra para la literatura de tal o cual siglo.)

La verdad, no entiendo qué estaban pensando quienes formularon los programas de música en mi adolescencia. A casi todos nos gusta la música, ¿verdad?, pero les juro que fue la asignatura más idiota de todas las que tuve que cursar. Casi no aprendimos nada sobre cómo interpretar una partitura. No aprendimos a tocar instrumentos. No aprendimos nada sobre historia de la música, compositores famosos ¡ni géneros musicales! Menuda cantidad de horas perdidas. Ojalá hubiéramos tenido YouTube para educarnos mejor sobre ese tema.

Astronomía me pareció potable, pero en la actualidad sería genial que explicaran cómo afectan las tormentas solares a las telecomunicaciones y cómo podrían evolucionar la minería de asteroides o la captura de energía solar directamente en el espacio. Y a ver, ¿CÓMO ES POSIBLE QUE HAYA GENTE HOY EN DÍA CREYENDO QUE LA TIERRA ES PLANA? ¡MECACHIS!

Educación física estaría bien si enseñara a los alumnos a mantener sus respectivos cuerpos en buen estado, en lugar de enchufarles a la fuerza actividades y deportes que no serán del gusto de la mayoría (mi experiencia).

Habría que integrar de alguna manera historia y geografía, y los profesores deberían enseñar cuánta importancia tienen para la actualidad todas esas cosas (ya que el pasado influyó sobre el presente y lo que pase hoy determinará el futuro). Vamos, que no sirve de nada obligar a memorizar fechas y accidentes geográficos si luego los alumnos no tienen ni p*ta idea de lo que fue y es cada país, o de cuánto influye la geografía en cuestiones sociopolíticas. ¡Invasiones motivadas por recursos naturales! ¡Volcanes que causan hambrunas globales o que determinan quién gana una guerra! ¡Culturas enteras modeladas por los diversos factores climáticos! Todo eso es súper interesante, ¡con más intrigas palaciegas y asesinatos que Juego de tronos!, pero quienes diseñan los programas educativos insisten en formularlo de la manera más aburrida posible. ¡Buuuuuuuuuu!


Con vídeos así (o al estilo Pascu y Rodri, que también se vale), clavado que historia se convertiría rápidamente en la asignatura más popular de todo el programa educativo. Ya me imagino a los chicos tarareando "mami yo soi guapa, mami yo soi guaaapa" en el examen :-D

Supongo que se entiende la idea. Y de verdad, de verdad habría que añadir lo siguiente a los programas de secundaria:

nutrición y preparación de alimentos
primeros auxilios
química de los productos del hogar y la salud (1)
algo de microbiología e inmunología (2)
reparaciones domésticas básicas
más inglés y algo de lenguaje de señas (3)
cómo usar Internet para resolver problemas

1. Así la población sabrá, como mínimo, que mezclar hipoclorito de sodio con amoníaco produce gases tóxicos. (Y si no lo sabían, pos ahora lo saben. ¡No mezclen esos desinfectantes, gente! Y puestos en ello, ¡no es lo mismo el hipoclorito de sodio que el cloro que se usa en las piscinas!)
2. Para que el público en general aprenda a diferenciar entre microbios patógenos y no patógenos y se acabe por fin la estúpida moda antivacunas.
3. Lo del lenguaje de señas no sólo serviría para entendernos con las personas naturalmente sordas, sino también para lidiar con la pérdida de audición en la vejez. Al precio que están los buenos audífonos...

En fin, ¿están de acuerdo con mi reflexión? ¿Se les ocurre algo más que habría que cambiar para mejorar las cosas? Soy toda oídos :-)

G. E.

Quienes han seguido este blog más o menos desde el principio saben que amo apasionadamente al chocolate y que incluso creé un culto dedicad...

Quienes han seguido este blog más o menos desde el principio saben que amo apasionadamente al chocolate y que incluso creé un culto dedicado a él. ¿Y qué mejor manera de pasar esta aburridísima cuarentena por el COVID-19 que haciendo cositas lindas con dicha materia prima? O sea, ¡vengan a mí, cacerola para el baño María y bloque de medio kilo de chocolate!

Encima, entre el pasto de mi jardín crece menta. Meeeeeeeeeeenta. Basta con acercarse un poquito a las plantas para sentir su delicioso aroma. ¿Qué hacer con toda esa menta aparte de infusiones? ¡Pues ponérsela al chocolate de alguna manera, claro!

Así fue como terminé con un montón de discos de chocolate rellenos con crema de menta, llamados originalmente peppermint patties :-) (receta aquí por si quieren hacer el experimento).


Y como me sobró algo de chocolate derretido, bañé unas cuantas nueces en él (buen uso no quirúrgico para las pinzas con dientes de ratón, por cierto).


¡Pero también tenía cacao en polvo más todos los demás ingredientes para hacer una tortita de chocolate en el microondas!


Qué linda, ¿verdad? ¡Como un enorme brownie redondito! :-D

Mi adorable unicornio se percató entonces de mis andanzas culinarias, y como ya se me estaba acabando el chocolate (¡nooooo, tragedia!), pues Cuernito decidió hacer más... ¡transformando la basura plástica que yo había separado a lo largo del mes para su reciclaje!


Me tomó un minuto recuperarme de la sorpresa (durante el cual devoré la mitad de lo que había sido una botella de aceite).

—Mmmmm, mmmmm, esto es... ¿te das cuenta de lo que significa? ¡Podrías solucionar la crisis mundial de la contaminación por plástico! —Cuernito movió la cabeza de un lado a otro—. ¿No? ¿Por qué? —Cuernito se encogió de hombros como diciendo "es difícil de explicar"—. Oh, bueno. Pero ¿es seguro al menos comer todo este chocolate? —Cuernito asintió de buena gana, agitando sus crines esplendorosamente como estuviera en una propaganda de L'Oréal.

Llamé a gritos a mi dragón, quien asomó el hocico a través de la reja de mi ventana.

—¡Tenemos que conseguir plástico, mucho plástico, y apilarlo en forma de montaña! ¡Con un castillo en la cima! —Me volví hacia Cuernito—. ¿Te parece bien? ¿Podrás con eso?

Cuernito volvió a asentir pegando al mismo tiempo unos saltitos de felicidad.

—¡A por ese plástico, entonces! ¡Me voy a desempolvar el carro de la compra para recolectar unos cuantos kilos yo también!

Nos llevó diez días recoger suficiente plástico para crear la montaña en un terreno baldío. (Antes de que me acusen de no respetar la cuarentena, les aseguro que Cuernito, Donald y yo nos pusimos mascarilla y mantuvimos la distancia de seguridad en todo momento. Además, es que la ciudad ha estado particularmente sucia desde que comenzó la pandemia, de modo que en realidad les hicimos un favor a los montevideanos.) Luego Cuernito puso su magia a la obra y...


Mientras Cuernito transformaba el plástico en chocolate, al estilo Elsa pero con poderes chocolatosos en lugar de criogénicos, yo me puse a cantar: "¡El cacao / el cacao / el cacao es fenomenal! / ¡El cacao / el cacao / el cacao feliz te hará!" (Alguien me tiró un zapato a la cabeza para callarme. Creo que fue Donald, ya que menuda cara de culpable tenía cuando me di la vuelta.)

¿Qué hacer con una montaña entera de chocolate? ¡Pues comerlo a pedazos o utilizarlo en más recetas, incluyendo bolitas de coco y chocolate y trufas de chocolate y menta! Sin embargo, a los pocos días entendí por qué no se resolvería así la crisis mundial de la contaminación por plástico: salvo por el chocolate consumido, la magia de Cuernito se desvaneció con la siguiente luna llena, y entonces el chocolate volvió a transformarse en molesto plástico no consumible ni biodegradable.

En fin, Cuernito volvió a convertir la montaña de plástico en chocolate, la cual se mantendrá así hasta la próxima luna llena (que caerá el 5 de junio). O sea, ¿quieren chocolate? ¡Pídanlo en los comentarios y mi dragón se los llevará a domicilio en bloques de dos kilogramos! (Donald usará mascarilla, pero en realidad creo que no puede pillar el coronavirus debido a su capacidad para arrojar fuego.)

¡QUE VIVA EL CHOCOLATE!

G. E.

PD: Antes de que me digan que en el segundo dibujito aparezco revolcándome junto a Cuernito en la montaña de chocolate, y que eso no ha de ser muy higiénico (cierto, no lo es), les prometo que todo el chocolate que pidan será mágicamente aseado por mi unicornio justo antes de cada envío. Vamos, que sería muy poco profesional de mi parte repartir comida con pelos (míos o de Cuernito), fibras de ropa o mugre de la suela de mis zapatos. Ah, y mi unicornio también dará formas más agradables a los bloques de chocolate; por ejemplo, réplicas de estatuas griegas desnudas o animalitos de aspecto encantador como pangolines, gatos, osos pardos o tarántulas (esto último para los amantes de las arañas, obviamente).

PPD: Avísenme si alguno de los enlaces externos deja de funcionar, porfa. Lo sustituiré por una receta equivalente (pos claro, ya que no tendría sentido cambiarla por una de falafel o muslos de pollo al horno).

Asumo que a estas alturas estamos todos hasta el moño/gorro/tupé del maldito SARS-CoV-2 del carajo. Vamos, que ya sólo faltaría que una fábr...

Asumo que a estas alturas estamos todos hasta el moño/gorro/tupé del maldito SARS-CoV-2 del carajo. Vamos, que ya sólo faltaría que una fábrica hiciera fideos con la forma del coronavirus para decir que lo tenemos hasta en la sopa. Encima, se parece bastante a un político corrupto; o sea, cuanto más lo investigan, más maldades le encuentran. Mi cerebro, por lo tanto, decidió ponerse creativo al respecto, y de pronto se me ocurrió lo siguiente: ¿qué tal si el condenado virus fuera, digamos, del tamaño de una pelota de fútbol, y con suficientes terminaciones nerviosas como para que pudiera sentir dolor? Aparte de que ya no conseguiría infectarnos, ¡eso nos permitiría vengarnos de él por tantos fallecimientos y cuarentenas!

Aquí va, pues, la lista de cosas terribles que le haría si pudiera, ¡ya que definitivamente merece todo eso y mucho más!:

pisotearlo hasta morir con botas bien pesadas
regalarlo como juguete a gatos bien sádicos
reventarlo con un garrote lleno de pinchos
dispararle en el aire como si fuera un dron espía
patearlo en una cancha aunque no me guste el fútbol
cocinarlo con un lanzallamas
obligarlo a escuchar los discursos de AMLO
arrojarlo a las pirañas
aplastarlo lentamente con una aplanadora
electrocutarlo hasta que quede bien frito
alimentar con él a Audrey II
explotarlo en el microondas
ejecutarlo con un garrote vil
ponerle canciones de Arjona hasta que muera de asco
machacarlo con el martillo de Thor
machacarlo con un simple mazo de construcción *
entregarlo a los cenobitas para su tortura
quemarlo con ácido sulfúrico
echarle los maleficios Cruciatus y Avada Kedabra

* Dado que, conociéndome, muy probablemente no sería capaz de levantar a Mjölnir. Tal vez mi Donaldito sí podría. Mi unicornio, pues no. Aunque no fuera tan travieso, tiene cascos en lugar de manos.


¿Qué le harían ustedes al coronavirus? ¡Se aceptan más sugerencias! (pero no escriban nada demasiado gráfico porque éste es un blog más o menos apto para todo público, gracias).

G. E.

PD: Les puse todos esos colores a las pinches partículas virales gigantes porque, total, no discriminan a nadie según su identidad de género u orientación sexual. Lo cual es un incordio, en realidad, pues sería genial que infectaran más bien en forma específica a las personas dañinas de este mundo, como los narcotraficantes, Nicolás Maduro o quienes cazan animalitos en peligro de extinción.

¡Aaaaaaaaaaaaah, cómo pasa el tiempo, leñe! Un día decidí empezar este blog y de pronto miro la fecha y resulta que llevo diez años con él. ...

¡Aaaaaaaaaaaaah, cómo pasa el tiempo, leñe! Un día decidí empezar este blog y de pronto miro la fecha y resulta que llevo diez años con él. MECACHIS, ahora me siento vieja. O bien por mí, ya que he llegado tan lejos con algo.

Eeeeeen fin, espero que hayan disfrutado mis artículos hasta la fecha y que disfruten también los que vendrán a continuación. ¡Y ojalá les guste el cambio de plantilla! Me tomó varios días seleccionar una y adaptarla a mi estilo. Para que se hagan una idea, así se veía la original: http://reading-soratemplates.blogspot.com/ (pongo el enlace por si a alguien le gusta la plantilla y quiere bajarla y aplicarla a su propio blog).

MIL GRACIAS A MI AMIGO KIKE, del blog AccionGlobalXSoft (con miles de artículos sobre software de todo tipo) por ayudarme con algunas cuestiones técnicas en el cambio de plantilla. A propósito: ¡menudas casualidades cósmicas, los dos creamos nuestros respectivos blogs el mismo día!

Y mil gracias a todos mis seguidores por acompañarnos a mi dragón Donald y a mí hasta aquí. ¿Quién quiere una tajada de pastel? :-)


G. E.

De chica, mi estación favorita era el verano simplemente porque coincidía con las vacaciones. Encima, por ese entonces también me gustaba ir...

De chica, mi estación favorita era el verano simplemente porque coincidía con las vacaciones. Encima, por ese entonces también me gustaba ir a la playa.

Hoy en día, sin embargo, las vacaciones para mí ya no coinciden con el verano y encima he perdido completamente el interés por la playa, de modo que... ¡VEN A MÍ, MARAVILLOSO OTOÑO!


Lo primero que me gusta del otoño es que ¡se lleva por fin el maldito calor veraniego que tanto me hace sufrir! Y claro, al llevarse el calor también se lleva a las malditas cucarachas y los podridos mosquitos (si bien hoy en día mi gato Osito se encarga sin problemas de las cucarachas, ya que tiene un gran instinto depredador).

¡Y la paleta otoñal es tan, pero tan agradable a la vista! Hojas de todos colores, primero en los árboles y luego en el piso, bien crujientes, para pisotear a gusto como cuando uno revienta las burbujas de aire en el plástico :-)


No me molesta barrerlas de mi acera, además. ¡El ejercicio sirve para tonificar los brazos! ¡Yeah, vengan a mí unos brazacos como los de Korra o Moana!

Al irse el calor, también ocurre que el pasto crece más despacio, y entonces ya no tengo que escuchar una o dos veces al día el molesto sonido de las cortadoras de césped (y luego el molesto sonido de las sopladoras, como si no hubiera rastrillos ni escobas para hacer ese trabajo sin perturbar a todo el vecindario).

Más ventajas del otoño: en algunos jardines de mi vecindario aparecen unas bonitas flores amarillas que sólo brotan en dicha estación, ¡el supermercado se llena de manzanas! y ¡el chocolate ya no se derrite ni ablanda a temperatura ambiente!

Mmmmm, manzaaaaanas.

¡Nada como un buen otoño para hacerme feliz por tres meses! ¿Les gusta a ustedes también? ¡Díganlo en los comentarios!

G. E.

VÍNCULOS DE LAS IMÁGENES EN PIXABAY
https://pixabay.com/photos/nature-autumn-leaves-stems-veins-2609978/
https://pixabay.com/photos/apple-autumn-leaf-still-life-1776744/

¿Recuerdan mi artículo sobre lo inconveniente que me parece la función reproductiva para tantos individuos de tantas especies ? Al final del...

¿Recuerdan mi artículo sobre lo inconveniente que me parece la función reproductiva para tantos individuos de tantas especies? Al final del mismo dije que no me parecería mal ser una hembra ualabí en una próxima vida, pero luego pensé lo siguiente: ¿y si las propias hembras humanas fuéramos marsupiales? Vamos, que los canguros han llevado bien el asunto desde que evolucionó su especie, ¿no?


Ups, ya me distraje. ¿En qué estaba? Ah, sí, hembras humanas marsupiales. A ver, es que tendría un montón de ventajas. Para empezar, ¡ADIÓS, MALDITA MENSTRUACIÓN Y TODOS SUS PROBLEMAS ASOCIADOS! Segunda ventaja: ¡NO MÁS MUERTES DE MUJERES DURANTE LA GESTACIÓN O EL TRABAJO DE PARTO, ya que los bebés nacerían súper mega subdesarrollados!

Y claro, al nacer los bebés en un estado casi embrionario, también se acabarían las muertes por abortos clandestinos. O sea, la mujer que no quisiera tener hijos podría pasarle inmediatamente el fetito recién nacido a una que sí deseara incubarlo en su marsupio. Esto requeriría una sincronización hormonal, claro, pero hoy en día no es un problema. La otra opción sería meter al fetito no deseado en un marsupio artificial conectado a un suministro de leche, algo bastante posible hoy en día también.

¡Pero las ventajas no acaban ahí! ¿Se dan cuenta de lo que supondría TENER UN BOLSILLO INCORPORADO, dada la fastidiosísima costumbre de los fabricantes de ropa de no añadir buenos bolsillos a las prendas femeninas? (En serio, es un tema por el que venimos protestando hace rato las mujeres pero los dichosos fabricantes siguen sin darnos bola, lamadrequelosparió.) Podríamos guardar numerosos objetos pequeños en el marsupio: las llaves, dinero y tarjetas de crédito, pañuelos de papel, el móvil, un peine e incluso algún bocadillo que no se derritiera con el calor corporal (o sea, nada de chocolate, pero bueno, no se puede tener todo). ¡Y no haría falta usarlo para llevar compresas o tampones de emergencia, ya que, como puse arriba, ese problema dejaría de existir! ¡Hurra!

Lo bueno de los marsupios es que se estiran mucho, de modo que probablemente no se llenarían de estrías como le pasa a la piel humana normal. ¡Otra ventaja! Y en caso de engordar un poco... podríamos usar la excusa de que "llevo un libro muy grueso en el marsupio porque soy así de intelectual, ¿viste?" :-D (En caso de no engordar, seguro que muchísimas de nosotras cargaríamos libros en el marsupio de todas maneras, o por lo menos un Kindle o similar.)

Habría algunas desventajas menores, sin embargo. Para empezar... pelusas. Como las que se juntan en el ombligo pero más grandes (no problem, bastaría con lavarse bien o incluso usar una miniaspiradora). El otro problema (muy degradante, de hecho) serían las revisiones en los aeropuertos para evitar el contrabando, y quizás también en caso de un asalto (vamos, que los ladrones definitivamente esculcarían a las mujeres para obtener los bienes guardados en cada marsupio).

Y para las propietarias de gatos... bueno, apenas los mininos descubrieran que pueden meterse en nuestros respectivos marsupios, sin duda nos suplicarían constantemente para pasar el rato ahí, cómodos y calentitos :-P


¡Gatetes!

G. E.

VÍNCULO DE LA IMAGEN EN PIXABAY
https://pixabay.com/photos/joey-kangaroo-baby-australia-4119815/

¡Ains, condenados autores y compositores clásicos que no dejan de irritarme con sus finales machistas! Sé que era por la época y todo eso, p...

¡Ains, condenados autores y compositores clásicos que no dejan de irritarme con sus finales machistas! Sé que era por la época y todo eso, pero en serio, me ponen en modo "voy a reescribir esto en mi cabeza porque mi feminista interior lo encuentra SIMPLEMENTE INACEPTABLE".

¿Conocen la historia de Barba Azul? En caso de que la respuesta sea "no", aquí va un videoclip que la cuenta en forma muy divertida:



¿Ya están al día? ¿Sí? Pues bien, resulta que Jacques Offenbach compuso una ópera satírica basada en dicha historia, con un libreto de Henri Meilhac y Ludovic Halévy. La cosa arranca muy bien, con un Barba Azul muy chistoso ("jamás ha habido un viudo más risueño", canta él) y unos cuantos líos palaciegos.

El sirviente de Barba Azul, Popolani, escoge para su amo (a falta de mejores alternativas) a una campesina súper descocada de nombre Boulotte. Barba Azul la desposa pero se cansa de ella bastante rápido, decide que ahora quiere casarse con la princesa Hermia, y por lo tanto conduce a Boulotte al sótano de su castillo para que Popolani la asesine administrándole un veneno, ya que él mismo no es capaz de matarla con sus propias manos (tampoco a sus otras cinco esposas).

Afortunadamente para Boulotte, Popolani es en realidad un buen tipo: éste le da un somnífero en lugar de veneno y, tras haber engañado así a Barba Azul, le confiesa a Boulotte que tampoco ha asesinado a ninguna de las otras esposas, sino que las mantuvo vivas y escondidas dentro del castillo (asumo que las pobres también estaban muertas de aburrimiento). Boulotte las convence entonces de unirse a ella en una venganza contra Barba Azul. ¡Sí, buena idea, girl power! :-) :-)

Al principio del tercer acto, Barba Azul va al palacio y demanda que la princesa Hermia se case con él en lugar del príncipe Saphir, de quien ella está súper enamorada. Barba Azul se bate a duelo con el príncipe y aparentemente lo liquida, pero antes de que pueda casarse con Hermia, Boulotte irrumpe disfrazada junto con un montón de gente, incluyendo a las otras cinco mujeres de Barba Azul, y mediante una triquiñuela expone los crímenes de su esposo.

Mientras tanto, se descubre que el rey también tenía su cuota de barbaridades: había mandado asesinar a cinco supuestos pretendientes de su esposa la reina, pero el sirviente a cargo de los homicidios hizo lo mismo que Popolani, o sea, los mantuvo vivos y escondidos. Entre todos deciden que no es mala idea emparejar a los cinco pretendientes con las cinco primeras esposas de Barba Azul.

Hasta aquí todo bien, ¡PERO ENTONCES EL FINAL SE VA A LA MIERDA, YA QUE BOULOTTE DECIDE QUEDARSE CON BARBA AZUL! WHAAAAAAAAAAA??? ¡¡¡¿¿¿QUÉ CARAJO...???!!!

¿En serio, Offenbach, Meilhac y Halévy? ¡¿REALMENTE LES PARECE UN FINAL FELIZ QUE UNA MUJER DECIDA QUEDARSE CON UN TIPO QUE ORDENÓ MATARLA, AUNQUE SEA UNA ÓPERA SATÍRICA?! ¡Por no hablar de que también mandó matar a sus otras cinco esposas!

NONONONONONONO. ¡Esto es incluso peor que el final de Turandot, contra el cual despotriqué en este otro artículo! ¡Que los autores intelectuales de múltiples feminicidios no hacen buenos esposos, leñe!

REESCRITURA MENTAL, ESTO AMERITA UNA REESCRITURA MENTAL. Ya sé: que Popolani envenene a Barba Azul (onda Joffrey Baratheon) y después se case con Boulotte. Alternativa: que alguien (no el rey, ya que éste también es un cretino) condene a Barba Azul a ser decapitado por sus crímenes, y que luego Boulotte exhiba su cabeza en una pica y baile alrededor de ella junto con las cinco primeras esposas y sus nuevos (y espero que más decentes) maridos. ¿Qué tal?

¡Somos las viudas más risueñas, lai larai lai lara la!

(Antes de que me pregunten por el rey celoso machista homicida, sí, también merece morir, pero tendrá que ser más adelante y en forma discreta, ya que los regicidios no se pueden cometer así como así. Luego la reina sonreirá para sí en el trono bebiendo una copa de vino al estilo Cersei Lannister. Ea.)

¿Conocen alguna otra historia con un final tan descaradamente machista que merezca ser destripado aquí con pataleta y todo? ¡Pásenmela!

G. E.

PD: Les recomiendo TODOS los videoclips de Pascu y Rodri. Están GENIALES :-)

Nada como un buen villano para dar sabor a una historia de ficción, ¿verdad? Encima, las posibilidades son numerosas: villanos codiciosos, v...

Nada como un buen villano para dar sabor a una historia de ficción, ¿verdad? Encima, las posibilidades son numerosas: villanos codiciosos, vengativos, lunáticos, megalómanos, crueles, sociópatas, caníbales, demoníacos, depravados sexuales, narcisistas, alienígenas o una combinación de las características anteriores.

Sin embargo, esta entrada no va de villanos ficticios en general sino de los que más me han asustado a lo largo de mi vida. Aquí les van, pues, más o menos en orden ascendente. Tomen nota por si les gusta escribir historias de terror y pretenden conquistarme como lectora :-)

ANNA, LA LÍDER ALIENÍGENA REPTILIANA DE V — Algunos se preguntarán por que no elegí a Diana, la líder alienígena reptiliana de la serie original, pero la verdad es que Anna me pareció mucho más fría y malvada, hasta el punto de ordenar que le rompieran las piernas a su propia hija y asesinar a su propia madre. ¡Lástima que cancelaron la serie!

LA ESTATUILLA MALIGNA DE DUMA KEY — No es mi novela favorita de Stephen King, pero la entidad maligna de dicha historia, representada en una figurita de porcelana, me pareció súper escalofriante. ¡Vaya que no me gustaría atraer su atención!

LA REINA RAVENNA — No tanto en Blancanieves y el cazador, donde más bien resulta un tanto patética, sino en la segunda película, donde la ponen como una criatura bastante más despiadada. ALERTA DE DESTRIPE: ¡Hechiza al padre de su sobrina para que queme a la bebita en su cuna! Ugh. Qué asco de tía y de hermana mayor. FIN DEL DESTRIPE.

LA OTRA MAMÁ DE CORALINE — En lo que a mí concierne, Coraline es la mejor película de horror para niños en toda la historia de las películas de horror para niños (la cual no es muy larga, por desgracia para mi morbosa niña interior pasada y presente). La Otra Mamá, sin embargo, es lo bastante siniestra como para dar yuyu a cualquier adulto hoy en día. ¿A quién no asusta la idea de coserse botones en los ojos? ¡Brrrrr!

LAS CUCARACHAS GIGANTES DE MIMIC — Cucarachas gigantes que de lejos parecen personas y devoran personas, incluyendo niños. JODER, ESO SÍ QUE DA YUYU.

EL HOTEL OVERLOOK — Hablo del Overlook del libro, no de la película de Kubrick. Dicho hotel es el epítome de los edificios embrujados, hasta el punto de que se alimenta del talento psíquico de un niño para dar vida a sus peores fantasmas. Por algo recomendé, en este otro artículo, alojarse siempre en hoteles de las grandes cadenas en caso de quedar atrapados en una peli de horror :-D

LA ANCIANA DE ARRÁSTRAME AL INFIERNO — Buena representación de una bruja malvada con el poder de echar maldiciones. ¡Pobre de quien la haga enfadar!

LA NIÑA DE LA PELI LA HUÉRFANA — Esther parece al principio una cría buenita y sensible, pero no tarda en provocar yuyu del bueno. Y cuanto más avanza la película, más yuyu provoca, hasta que la chica está compuesta en un 100% de yuyu. En serio, no la adopten. NO LA ADOPTEN.

LA NIÑERA EN LA MANO QUE MECE LA CUNA — Peyton (Mott) Flanders se parece un poco a Esther en el sentido de que sabe manipular, pero en algunos otros aspectos es todavía peor, ya que podría haber elegido actuar de otra manera. ¡A mayor premeditación, más horrible es el villano!

GMORK — Hace un tiempo volví a ver la película La historia interminable, y si bien los efectos especiales lucen ya muy viejos para esta época, por alguna razón Gmork me sigue pareciendo aterrador. Dientes pronunciados + ojos brillantes + forma siniestra de hablar. ¡Eso es material de pesadillas, gente!

LAS TÍAS DE KUBO — Si no han visto la peli, MÍRENLA YA, es una obra de arte. Mientras tanto, les diré que las dos tías del protagonista me provocan todavía más yuyu que la Otra Mamá de Coraline, lo cual es mucho decir :-)

LOS NAZGÛL — En parte es por la música de las películas, la verdad: nada como ponerle un buen leitmotiv a tus villanos para que destaquen (si lo sabrá Darth Vader). Pero bueno, volviendo a los nazgûl, ¡díganme si no meten miedo desde que aparece el primero en el camino del bosque!

LA NIÑA DE EXPEDIENTE 39 — Uf, vaya monstruito. ¡Menudo clavo para nuestra querida Renée Zellweger!

MACAULAY CULKIN EN THE GOOD SON — A este crío lo tengo bastante alto en mi lista porque alcanza niveles muy altos de perversidad para la edad que tiene en la película.

ANNIE WILKES — Libro o película, da igual (aunque peor es la del libro). La enfermera de Misery nunca deja de aterrorizarme. Si alguna vez me vuelvo famosa como escritora, ¡espero no toparme jamás con una admiradora así de chiflada!

LA MADRE DE CARRIE — Pobre Carrie. Como si el bullying no fuera lo bastante malo, encima la tortura su propia madre. Pongo a Margaret White por encima de Annie Wilkes debido a eso.

LOS TRES ESPECTROS DE LA PELI WHITE NOISE — En la película no nos dan información sobre ellos. ¿Quienes son/fueron? ¿Por qué hacen las cosas horribles que hacen? ¿Hay alguna manera de derrotarlos? Cero respuestas. Quizás sea por eso que me pusieron la piel de gallina en su momento, a pesar de que su aspecto en sí (tres siluetas borrosas) no llama mucho la atención.

RAMSAY BOLTON EN LA SERIE JUEGO DE TRONOS — Ay, ay, ay, Ramsay Bolton. Este personaje llegó a unos niveles de retorcimiento que no había visto desde Jigsaw. Casi me dio pena cuando acabó su papel en la serie, ya que en cierto modo era fascinante su grado de perversidad. (No me gustaría cruzarme con alguien así en la vida real, obviamente.)

EL XENOMORFO — Este bicho no necesita presentación. ¿A quién NO le da yuyu, con su hocico lleno de dientes que esconde un segundo hocico más pequeño también lleno de dientes, su sangre ácida y su macabro ciclo parasitario? SIN PALABRAS.

EL CAPITÁN FRANQUISTA Y EL MONSTRUO CIEGO DE EL LABERINTO DEL FAUNO — El primero me asusta más que el segundo, pero ambos están casi al tope de mi lista porque... BRRRRRRRRR. En serio, BRRRRRRRRR. Y a diferencia de Ramsay Bolton, el capitán no salpica su maldad con sarcasmo, por lo que no da un respiro a lo largo de toda la película. Lo peor es pensar que HUBO/HAY GENTE ASÍ EN LA VIDA REAL. De nuevo, BRRRRRRRRR.

BRANDON BREYER — El crío protagonista de la peli Brightburn está en el primer lugar de mi lista porque, UF, QUÉ NIÑO MÁS ATERRADOR. ¡Ni siquiera mi dragón Donald se atrevería a meterse con él, y eso que escupe fuego y tiene escamas a prueba de motosierras y rayos láser! En fin, ¡ojalá tengamos la continuación de la historia, para que así pueda asustarme de nuevo!


Fin de mi lista. ¿Les ha gustado? ¿Cambiarían el orden? ¿Añadirían o quitarían a alguno de los villanos? Díganlo en los comentarios :-)

G. E.

PD: Si se preguntaron por qué no incluí en mi lista al payaso Pennywise o al muñeco Chucky, bueno, es que los payasos me resultan más bien fastidiosos y Chucky me despierta una especie de simpatía morbosa, no miedo :-)

[Nota: esta entrada debe leerse con un tono de voz muy, muy malhumorado, como el de J. Jonah Jameson o el jefe de policía de la serie Sledge...

[Nota: esta entrada debe leerse con un tono de voz muy, muy malhumorado, como el de J. Jonah Jameson o el jefe de policía de la serie Sledge Hammer! (la cual probablemente nadie recuerde a estas alturas, pero bueno, la cosa es que el jefe era muy gritón).]

¿Recuerdan mi artículo sobre la importancia de hacer caso a los cerebritos? Pues mucha agua ha corrido desde entonces... ¡¡PARA QUE NADA CAMBIARA EN ABSOLUTO!!

En serio, ¿qué parte de "la presión de la especie humana sobre la naturaleza nos expondrá a patógenos nuevos" era tan difícil de entender? ¿Y por qué cuernos los brotes de SARS y MERS no sirvieron como tremendas banderas rojas en materia de enfermedades infecciosas?

"Bah, bah, pa' qué vamos a invertir en crear vacunas contra esas enfermedades si ya hemos contenido los brotes", dijeron los gobiernos y las compañías farmacéuticas; sin embargo, las causas de dichos brotes no se atendieron, por lo cual era sumamente esperable que volviéramos a tener problemas. Y aquí estamos, medio mundo en cuarentena por el dichoso SARS-CoV-2 del carajo.

Mientras tanto, por más que los científicos siguen explicando cómo han rastreado los pasos del virus en sus saltos de una especie a otra, la gente sigue erre que erre con las teorías conspiranoicas. ¡Ay, ya, corten con eso, que no todas las tragedias tienen que tener un villano detrás como si fuera una película! ¡A veces las cosas malas simplemente ocurren por culpa de la estupidez humana, LA CUAL ABUNDA! A ver, ¿a quién se le ocurre meterse con los murciélagos y los pangolines, para empezar? ¡Uno de esos bichos tiene alas de dragón/demonio y el otro es demasiado adorable y está en peligro de extinción!

Y hablando de estupidez... ¡hay que ver la cantidad de gobiernos y ciudadanos que han ignorado las recomendaciones de los expertos para evitar la propagación de la enfermedad! Esto ya parece una de esas historias de ficción en las que los protagonistas son demasiado tontos para vivir, como las novelas de Crepúsculo o las películas de Mundo Jurásico. Joderrr, ni que fuera TAAAN DIFÍÍÍCIL seguir las instrucciones y hacer bien estas cosas súper sencillas:

lavarse las manos
desinfectar las superficies potencialmente infectadas
salir lo menos posible
ponerse un barbijo correctamente
mantener dos metros de distancia o más
toser/estornudar en el hueco del codo

¡Que no es mecánica cuántica, por el amor de Richard Feynman!

¿Y cuántas veces más hay que repetir que los antibióticos NO FUNCIONAN CONTRA INFECCIONES VIRALES y que NO, LA VACUNA CONTRA COVID-19 NO ESTARÁ LISTA PARA EL MES QUE VIENE? (Que alguien incluya conceptos básicos de microbiología e inmunología en los programas de educación secundaria, por favor; eso también ayudaría a contrarrestar el estúpido movimiento antivacunas.)

Si sueno enfadada ¡¡es porque tengo un cabreo de mil demonios, leñe!! ¡Esto se podría haber evitado prohibiendo mucho antes el comercio de animales exóticos en condiciones antihigiénicas! Puestos en ello, me imagino que los científicos que advirtieron sobre la posibilidad de una nueva epidemia han de estar súper enfadados también, más o menos como esto:


Lo peor es saber que la humanidad seguirá empeñada en no hacer caso a los cerebritos, y en aprender solamente por las malas o no aprender en absoluto. ¿Advertencias sobre el cambio climático? "Nah, es solamente un ciclo, no tiene nada que ver con las emisiones humanas de CO2, ya pasará"... hasta que empiece a subir el nivel del mar y las condiciones climáticas se vuelvan incompatibles con la agricultura normal y la subsistencia de buena parte de las especies animales y vegetales. Entonces los científicos (en este caso los climatólogos) volverán a decir...


¡Y yo también!

G. E.

Buena parte de la gracia de crear fractales es que las posibilidades son infinitas. LITERALMENTE. Hoy en día hay suficientes fórmulas como p...

Buena parte de la gracia de crear fractales es que las posibilidades son infinitas. LITERALMENTE. Hoy en día hay suficientes fórmulas como para que nunca se acaben las posibles combinaciones, y encima cada artista experimentado tiene sus propias preferencias de formas y colores.

Aprovechando la cuarentena por el puñetero coronavirus del carajo, hace unos días abrí el programa Ultra Fractal, seleccioné una vieja imagen mía para reformarla, puse manos a la obra... y de pronto tenía DOSCIENTAS imágenes nuevas gracias a las numerosas opciones de un único algoritmo de coloreo. Hete aquí diez de ellas:











En caso de que les hayan gustado, pueden bajarlas desde aquí, empaquetadas en un archivo ZIP. Es un regalito de mi parte por leerme :-)

¡Manténganse libres del coronavirus!

G. E.

Al principio no fue un problema que mi unicornio Cuernito convirtiera a mi gato en humano . Me agradó poder charlar con él y llevarlo a visi...

Al principio no fue un problema que mi unicornio Cuernito convirtiera a mi gato en humano. Me agradó poder charlar con él y llevarlo a visitar a su familia biológica, y a él le agradó poder comer chocolate, frutas y helado. Peeeeero... la realidad tiene la mala costumbre de echar a perder las cosas, y poco a poco mi pobre Osito descubrió las desventajas de ser humano (o sea, aparte de perder su agilidad gatuna y necesitar solamente ocho horas de sueño).

La gota que derramó el vaso fue un descuido de mi parte: lo dejé solo un rato, él encendió la tele... y por desgracia fue a parar al canal de noticias. Cuando volví junto a él, mi pobre Osito estaba completamente desconsolado.

—Oooh, ¿qué pasa, cariño? —le pregunté.

—Mamá, ¿por qué los humanos son tan destructivos y tan crueles?

Ay, ay, ay. Justo lo que más temía que averiguara mi nene, peor todavía que la cuestión de las bolas ausentes.

Abracé a mi gato mientras pensaba qué contestar. Finalmente dije:

—Somos primates, mi cielo. Y como si eso no fuera bastante, nuestra especie es muy codiciosa. Las personas matan y destruyen para obtener beneficios de todo tipo. Otras son simplemente malvadas.

—No me gusta, mamá.

—Ya. A mí tampoco.

—¿Y por qué están asesinando a mis congéneres en Australia?

Ay, ay, ay, otra pregunta que definitivamente no tenía ganas de contestar. No deseaba engañar a mi hijo adoptivo, sin embargo, de modo que me armé de valor y le expliqué el asunto de la manera menos brutal que pude. Creo que entendió la cuestión del balance ecológico y la protección de las especies en peligro de extinción, pero dicha comprensión no fue suficiente para despejar la tristeza en sus ojitos dorados.


—¿Mamá? —dijo al cabo de un rato.

—¿Sí?

—Ya no quiero ser humano. No sé qué hacer con todos estos pensamientos en la cabeza, no me dejan dormir. Extraño mis garritas. Y mi pelaje. Y ya no me divierte cazar cucarachas. También extraño acurrucarme tranquilo en tu regazo.

—Yo también extraño eso último, bebé. —Suspiré—. Iré a hablar con Cuernito para que te devuelva a tu forma original. Esto ya ha durado demasiado y no soporto que seas infeliz. Espérame aquí.

Fui a buscar a mi unicornio. Lo encontré frente a la tele mirando la serie animada ¡Vete ya, Unicornio! (la favorita de Cuernito, por razones obvias).

—Espero que estés satisfecho —le dije con tono de reprobación—. Ya es tiempo de que arregles las cosas, Cuernito; mi pobre gatete ya no puede con tanta humanidad. —Conste que a menudo yo también me harto de ser humana, pero bueno, he sido humana toda mi vida, por lo que tengo más práctica sobrellevando dicha condición.

Cuernito puso cara de "lo siento". Sin embargo, no se levantó de donde estaba sino que señaló a mi gato con su cuerno. Me di cuenta entonces de que a Osito le había salido una cola peluda y de que sus orejas ya no eran humanas sino gatunas.

—¿El hechizo se está desvaneciendo por sí solo? —pregunté.

Cuernito asintió.

—Bueno, pero aun así estás castigado. Ve al jardín a hacer crecer la menta y a convertir caracoles en huevos de chocolate cubiertos de caramelo.

Mi unicornio obedeció pero gruñendo por lo bajo. Fue un sonido muy bonito, como un trueno en el cielo de un mundo diminuto de cuento de hadas. Mientras tanto, regresé con mi gato y lo abracé una vez más.

—Ya, ya —le dije a Osito—. No llores, esto acabará pronto. Volverás a ser un gato y yo me encargaré de que seas feliz por el resto de tu vida.

—Gracias, mamá. ¿Podrías hacerme otro favor?

—Claro, mi cielo.

—Ve a visitar a mis hermanos y a mi mamá biológica de vez en cuando y hazles mimitos de mi parte.

—Sí, seguro.

La cara de Osito se llenó de pelo.

—Y una última cosa —dijo él.

—¿Qué?

—Te quiero, mami.

Sonreí.

—Eso ya lo sabía aunque no pudieras decírmelo antes con palabras. Yo también te quiero, Osito.

—Miau.


G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic ***AQUÍ*** para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir trabajando para ti! (y comer, que también es importante). ¡Muchísimas gracias!

¿Qué hacer cuando tu unicornio ha convertido a tu gato en un muchachito ? ¿Mandarlo al instituto a que aprenda cosas de humanos? ¿Llevarlo a...

¿Qué hacer cuando tu unicornio ha convertido a tu gato en un muchachito? ¿Mandarlo al instituto a que aprenda cosas de humanos? ¿Llevarlo a pescar? ¿Obligarlo a pasar la aspiradora para quitar todos los pelos que desperdigó por la casa siendo un gato?

Decidí sacarlo a pasear por la ciudad, cosa que no me era posible hacer con él siendo un gato, considerando la cantidad de gente que lleva sin correa a sus condenados perros.

—¡Qué grande es el mundo! —dijo Osito mientras dábamos vueltas por el vecindario—. ¡Y cuántos humanos!

Nos habíamos cruzado apenas con veinte personas, pero claro, ¿cómo podría haberse dado cuenta mi nene, en su forma gatuna, de la cantidad escalofriante de humanos que existen en el planeta? Difícil también que llevase la cuenta de los que circulan frente a mi hogar cuando él pasa el rato escondido en el jardín.

—¡Oh, un pájaro! —exclamó Osito de pronto, y a los dos segundos estaba con el culo en el piso tras haber intentado, sin éxito, escalar un árbol en busca de la avecilla. Me miró con cara de desconcierto.

—Si te sirve de consuelo, hace muchos años que yo tampoco soy capaz de trepar árboles, cariño. Supongo que es más fácil con garras y menos kilos de peso.

Osito se limpió el trasero de los pantalones.

—¿Cómo hacen los humanos para subir a sitios altos si no pueden saltar casi nada?

—Escaleras, bebé, escaleras.

—¿Los humanos han inventado aparatos para compensar todas sus carencias físicas? Uau.

Percibí un tonito sarcástico en sus palabras, pero no me atreví a responderle ya que, en parte, considero a los gatos criaturas muy superiores a los humanos :-P

En fin, mi pobre Osito no tardó en descubrir por qué no puedo sacarlo a pasear en su forma gatuna. Ningún chucho sin correa se le tiró encima, pero a cada rato nos ladraba a lo loco algún perro desde el otro lado de un muro o reja.


—Ains, pero ¿qué pulgas han picado a estas criaturas, por el amor de Bastet? Yo no le siseo a cada persona que pasa por nuestro territorio.

—Ya, ¿qué le vamos a hacer? Los perros son un poco ton... Espera, ¿acabas de decir "por el amor de Bastet"? No recuerdo haberte dicho que Bastet es la diosa de los gatos.

Osito se encogió de hombros, lo cual me dio un poco de yuyu, la verdad. No sé, tal vez deba conseguir una estatuilla de Bastet y hacerle ofrendas de salmón ahumado y hierba gatera o algo así.

¿En qué estaba? Ah sí, los perros molestos. Bien, no todos los perros en mi vecindario entran en la categoría de ruidosos insufribles; muchos de ellos son sociables, y por lo tanto he conseguido ganar su amistad. Llevé a Osito por esas casas para ver qué pasaba, y la verdad es que mis amigos caninos no me decepcionaron: se dejaron acariciar sin problemas por mi gato en su forma humana, sobre todo una perra labradora negra cuya mejor amiga es... una gata de color arena.

Y claro, Osito aprovechó para acariciar a la gata también.

—Es muy suavecita. Y muy guapa. —Abrazó a la gata—. ¡Oooooh, me está ronroneando!

Me tomó media hora separar a Osito de la gata, ya que estaba algo así como enamorado :-D Peeero... se me había ocurrido que teníamos que pasar por un sitio en particular, uno de gran importancia para mi nene. Llegamos ahí al cabo de un rato y encontramos dos gatazos atigrados de color naranja, a los cuales llamé según mi costumbre. Ambos se aproximaron a saludar y luego olfatearon a Osito como si ya lo conocieran.

—¿Los recuerdas? —le dije a mi muchachito—. Son tus hermanos. La última vez que estuviste con ellos eran muy chiquitos.

—¿Mis... hermanos? ¿Hermanos?

Osito abrió los ojos como platos. Se aproximó entonces una gata gris.

—Sí. Y ella es tu mamá. O sea, la que te trajo al mundo.

—¿MI... MAMÁ? ¿¿MI MAMÁ??

A continuación gasté todos lo pañuelos que traía conmigo, ya que Osito reaccionó de esta manera:


En serio, qué ternura. Imagínenme con corazoncitos brotando por todos mis poros.

Permanecimos ahí un largo, largo rato y saludamos de paso a Marianne, la mujer que cuidó a Osito cuando murió su antigua dueña y que hoy en día sigue cuidando a los hermanos y a la mamá de mi nene. ¿Ven?, todavía hay gente buena en este mundo :-)

Nos retiramos a la hora del almuerzo... y entonces Osito se arrojó sobre una paloma, la pilló con ambas manos y empezó a arrancarle las plumas (¡lo que chilló la pobre!).

—¡OSITO, DEJA ESA PALOMA, QUÉ TE DIJE SOBRE CAZAR PÁJAROS!

—Pero... pero... ¡tengo hambre, mami!

—¡Suéltala!

La paloma se marchó tras dirigirle a mi nene una clara mirada de indignación con picotazo incluido. Se alejó volando... y acabó en las fauces de mi dragón, quien nos había estado siguiendo por la ciudad. Donald saludó agitando la mano.

—¡Eh!, ¿por qué él puede comer palomas vivas y yo no? —protestó Osito.

—Porque no es higiénico, cariño. A Donald no le pasa nada porque las rostiza en su estómago. Ven, vamos al supermercado a comprar medio pollo asado con patatas y un kilo de duraznos.

Dicho y hecho. Nos sentamos a comer en una plaza, pero terminamos compartiendo buena parte del pollo con dos gatos callejeros, tres gaviotas y un carancho con cara de mafioso :-D (En serio, no nos atrevimos a espantar al carancho; daba la impresión de que nos haría jirones en caso de negarle trocitos de carne.)

Pasamos el tiempo entre el almuerzo y la cena paseando en dragón :-)

Horas más tarde, ya en la cama, le leí a mi muchacho el libro El asombroso Mauricio y sus roedores sabios hasta que al fin empezó a bostezar. Apagué la luz.

—Gracias por mostrarme el mundo hoy —dijo Osito.

—De nada, cariño.

—Y gracias por llevarme a visitar a mis hermanos y a mi mamá.

—No hay de qué.

Osito dijo una última cosa antes de dormirse:

—Pero tú eres mi mamá ahora, y no cambiaría eso por nada. Hasta mañana, mami.

Corazoncitos brotando por todos mis poros otra vez.

G. E.

Siguiente entrada: CUANDO MI GATO FUE HUMANO (3).

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic ***AQUÍ*** para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir trabajando para ti! (y comer, que también es importante). ¡Muchísimas gracias!
Ir arriba